Dueño de barbería obligada a cerrar: "Nos estamos muriendo de hambre"

Agencia EFE

Miami, 6 may (EFE News).- La Policía de Miramar, una ciudad del sureste de Florida, ordenó este miércoles cerrar las puertas de una barbería cuyo dueño ignoró la orden del cierre de comercios no esenciales, bajo el argumento de que él y sus empleados necesitaban "comer".

Daniel Liriano, dueño de Lyon Style, dijo al canal Local 10 que la Policía también "amenazó con multar a mis muchachos", y que por eso hoy decidió cerrar porque no quería que sus empleados se vieran afectados.

Hasta el martes, Liriano estaba dispuesto a pagar multas por abrir su negocio, que como el resto de peluquerías y barberías floridanas todavía no está autorizado a reabrir en el proceso escalonado de reapertura de la economía estatal que se inició el pasado lunes, y del que por ahora han quedado excluidos los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach.

"Nos estamos muriendo de hambre", defendió el propietario.

El hispano, que habló para canales de televisión desde su barbería en Miramar (al noroeste de Miami), expresó que no tuvo más remedio que abrir porque tiene una familia a la que alimentar.

También destacó que no quería "perjudicar" a nadie, pues en sus planes estaba tomar todas las precauciones para evitar el contagio del COVID-19.

La fase uno del plan para "poner de nuevo en pie" a los floridanos, como lo define el gobernador Ron DeSantis, permite la reapertura de restaurantes y tiendas, aunque al 25 % de su capacidad y da libertad a los médicos para atender pacientes y programar operaciones como antes de la pandemia.

Bares, clubes nocturnos, cines, gimnasios, peluquerías, barberías y centros de belleza siguen cerrados durante esta fase, para la cual no hay fecha de terminación, pues va a depender de la evolución de la pandemia.

Los condados de Broward, Miami-Dade o Palm Beah, con los mayores índices de contagio, deben por ahora permanecer cerrados.

Los casos confirmados de coronavirus en Florida se incrementaron en 563 en las últimas 24 horas hasta llegar a 38.002, de los cuales hasta ahora 1.539 han sido mortales, informaron las autoridades de salud del estado.

El cierre de la barbería floridana se da un día después de que la dueña de una peluquería en Dallas (Texas) fuera condenada a una semana de prisión y a 1.000 dólares de multa por negarse a cerrar su negocio.

"Tengo que discrepar con usted, señoría, cuando dice que soy egoísta, porque dar de comer a mis hijos no es egoísta. Tengo estilistas que están pasando hambre porque alimentan antes a sus hijos que a ellos mismos", dijo la empresaria.

Estados Unidos alcanzó este miércoles la cifra de 1.210.822 casos confirmados de COVID-19 y la de 71.463 fallecidos, de acuerdo al recuento independiente de la Universidad John Hopkins.

(c) Agencia EFE