¿Quién es la dueña del restaurante de "La Polar"?

CIUDAD DE MÉXICO, enero 10 (EL UNIVERSAL).- Antonio Monroy, de 59 años de edad, acudió la noche del domingo al restaurante "La Polar", en la colonia San Rafael, alcaldía Cuauhtémoc, y horas después falleció.

Su acompañante, Adriana, denunció en una transmisión en vivo en redes sociales que era golpeado por los meseros, y según las primeras declaraciones, fue porque se negó a pagar la cantidad de propina que le exigieron los meseros.

---Asesinato en "La Polar" fue por una propina

De acuerdo con la carpeta de investigación FICUH/CUH-2/UI-2C/D/00047/01-2023, presuntamente uno de los meseros —a quien una de las testigos y acompañante de la víctima identificó como Pedro—, ya los conocía y tenían "problemas". Ambos llegaron a cenar y los trataron mal, pero no le dieron importancia.

Sin embargo, al momento de pagar el monto que no superaba mil pesos, los meseros le exigieron pagar eso y poco más de 50% del consumo total de propina.

Aparentemente, la víctima se negó argumentando un mal servicio y maltrato, y fue entonces que la riña empezó.

¿Quién es la dueña de "La Polar"?

Doña Trini, como es conocida, la dueña del restaurante "La Polar" y su familia son oriundos de Ocotlán, Jalisco.

Los inicios de su negocio fue como un local de cervezas en 1934, pero no fue sino hasta que vendieron su famosa birria que el éxito llegó.

Doña Trini también es empresaria, ya que un mezcal artesanal lleva su nombre y se vende en su propio restaurante.

"La Polar", ha tenido la visita de figuras del medio artístico como Lupillo Rivera y Pablo Montero, como parte de un homenaje que hicieron a la mujer que ha tenido su negocio por 88 años.

---Cuando hombres se hicieron pasar por clientes y asaltaron a "La Polar"

En 2015, cinco hombres llegaron a bordo de un automóvil al restaurante "La Polar", simulando ser clientes, empuñaron las armas que llevaban ocultas y amagaron a dos policías auxiliares del Estado de México, encargados de la vigilancia del establecimiento.

Entre los cuatro sujetos los golpearon y desarmaron. En el interior del restaurante, los empleados limpiaban y hacían el corte de caja, tras una jornada en la que el establecimiento estuvo abarrotado por el festejo del Día de las Madres.

Uno de ellos se acercó a la caja y se apoderó del dinero de las ventas del día. Antes de escapar con el dinero, los ladrones amenazaron a los empleados. Les dijeron que la zona estaba vigilada y en caso de que se reportara el robo, otros hombres entrarían a matarlos.