Las dudas sobre la causa de la muerte en el caso de Daniel Sancho

Koh Samui (Tailandia), 27 oct (EFE).- La causa de la muerte del cirujano colombiano Edwin Arrieta, de cuyo asesinato está acusado en Tailandia el español Daniel Sancho, se desconoce con exactitud, según la Fiscalía, lo que contradice la versión policial y añade incertidumbre a una parte clave del caso.

La Fiscalía, que entregó su informe el miércoles al tribunal de Samui (sur de Tailandia), describe en el mismo el supuesto crimen, subrayando que el español, de 29 años, "de manera premeditada, había planeado el asesinato", añadiendo que empleó "la violencia" para matarle, según un documento divulgado la víspera por la corte.

No obstante, ese mismo documento, que según confirmaron hoy a EFE fuentes de la Fiscalía está basado en su propio informe del caso, añade que se desconoce con exactitud cómo Sancho habría matado a Arrieta, cuyo cuerpo fue "cortado en varias partes, envuelto en plástico retráctil y metido en bolsas que había preparado", agrega.

Desde la Fiscalía de Samui, la isla vecina de Phangan, donde fue cometido el supuesto crimen el 2 de agosto, explican a EFE que "el informe se basó en los documentos forenses, la investigación policial, las heridas y las pruebas".

"Todo ello hizo creer que Daniel ejerció la violencia repetidamente contra Edwin, pero es imposible confirmar exactamente cómo lo mató", añaden desde la Fiscalía.

Asimismo, puntualizan que no hubo testigos directos del supuesto crimen.

La versión policial

La falta de certeza sobre la causa de la muerte de Arrieta, quien se encontró con Sancho -a quien conocía desde hacía un año- el 2 de agosto en Phangan, el mismo día en el que se perpetró el presunto asesinato, contradice en principio la investigación policial, que sí especificó la causa de la muerte, tras haberse divulgado varias hipótesis.

En particular, el número dos de la Policía de Tailandia, Surachate Hakparn, ahora investigado por corrupción y quien fue la cara mediática de la investigación, adelantó en una rueda de prensa el 15 de agosto desde Phangan que la causa del fallecimiento fue el apuñalamiento en la parte izquierda del pecho de Arrieta.

Una semana después, en una entrevista con EFE, el alto cargo policial tailandés, conocido como “Big Joke” (Gran Joke), aseguró que “los resultados definitivos” de la autopsia indicaban que Arrieta murió tras ser degollado por Sancho, después de que le propinara un puñetazo, éste se cayera y golpeara la cabeza contra un lavabo, sin fallecer en ese momento.

Esa misma versión se mantuvo en el informe policial entregado por la Policía a la Fiscalía tras dos meses de investigación, el 3 de octubre.

El informe, elaborado por los policías de la comisaria de Phangan, donde Sancho confesó el asesinato el 5 de agosto, sostenía que fue un corte en el cuello lo que causó la muerte de Arrieta, según revelaron a EFE los propios agentes, aunque no se desveló el resultado final de la autopsia.

Estas fuentes añadieron que se habían hallado ocho de las diecisiete partes en las que fue desmembrado el cuerpo del cirujano plástico colombiano.

Mientras la Fiscalía no parece dar por definitivo la autopsia, al admitir la imposibilidad de determinar la causa de la muerte de acuerdo entre otros elementos a "documentos forenses", como dijeron hoy a EFE, la Policía ha adoptado una postura más tajante.

Expertos consultados por EFE consideraron por su parte que es “difícil” que el resultado de una autopsia en un caso así sea concluyente, sin que se hayan encontrado partes del cuerpo como el tórax -que alberga el corazón, un órgano clave-, y debido al posible estado de otros restos hallados días después de la muerte y en lugares como el mar.

Las fuentes de la Fiscalía indicaron hoy también a EFE que, en cualquier caso, volverán a mencionar "la causa probable de la muerte o lo que realmente sucedió en las vistas, por lo que hay que esperar".

Proceso aplazado

La espera se alargó ayer, después de que la vista en la que Fiscalía iba a leer los cargos contra Sancho y éste debía ofrecer su testimonio quedara aplazada hasta el 13 de noviembre, tras la petición del español de disponer presencialmente de un intérprete del tailandés al español.

No será hasta después de entonces cuando se empiece a saber el calendario del juicio, en el que Sancho afrontaría tres cargos.

Si bien la causa de la muerte parece hacer diferir a la Fiscalía de la Policía, ambas partes han coincidido en dos de los delitos de los que acusan a Sancho, asesinato con premeditación y ocultación del cuerpo.

La Fiscalía añadió en su informe un tercero, destrucción de documentación ajena, en referencia al hecho de que Sancho, en prisión preventiva en Samui desde el 7 de agosto, hiciera desaparecer el pasaporte de Arrieta tras su supuesto asesinato.

El Código Penal de Tailandia prevé la pena de muerte para delitos como el asesinato con premeditación, pero, de dictarse, suele ser después conmutada por la cadena perpetua, mientras la confesión y cooperación del acusado pueden ayudar a reducir significativamente la pena.

(c) Agencia EFE