Dublín ve aún "muchas dificultades" en las conversaciones sobre el protocolo del Brexit

Dublín, 3 feb (EFE).- El viceprimer ministro irlandés, Micheál Martin, advirtió este viernes de que aún quedan "muchas dificultades" para que el Reino Unido y la Unión Europea (UE) resuelvan sus negociaciones sobre la cuestión del Protocolo para Irlanda del Norte.

Hasta entonces, prosiguió, los partidos norirlandeses deben "centrarse en la necesidad" de restaurar el Ejecutivo autónomo de Belfast de poder compartido, suspendido desde hace un año por el veto unionista a ese instrumento del Brexit.

Martin, quien también ostenta la cartera de Exteriores, efectuó esas declaraciones después de reunirse en la capital norirlandesa con las principales formaciones de la provincia británica.

"Hay muchos desafíos, no subestimaría las muchas dificultades que afrontan ambas partes para resolver los problemas, pero creo que lo sensato es dejar que el Reino Unido y la UE prosigan con sus negociaciones", señaló el dirigente irlandés.

Por ello, no quiso pronunciarse sobre la proximidad de un acuerdo y trasladó a los partidos, dijo, que es necesario que las conversaciones estén rodeadas de "cierta confidencialidad".

De su éxito depende, en gran medida, que el Partido Democrático Unionista (DUP), segunda fuerza regional, acepte entrar en un Gobierno liderado por el nacionalista Sinn Féin, primera formación desde su histórica victoria en las elecciones del pasado mayo.

El líder del DUP, Jeffrey Donaldson insistió este viernes en que no regresará al Ejecutivo hasta que el protocolo "sea reemplazado con arreglos aceptables" para las dos grandes comunidades norirlandesas.

Según ese instrumento, Irlanda del Norte queda dentro del mercado interior comunitario y británico, por lo que los controles al comercio entre el Reino Unido y la UE se efectúan en los puntos de entrada norirlandeses, lo que ha provocado problemas burocráticos.

Esa frontera comercial, situada en el mar de Irlanda, ha creado también problemas políticos entre los unionistas probritánicos, pues consideran que afecta su relación con el resto del Reino Unido.

(c) Agencia EFE