Dubai: crece el escándalo de la “princesa rehén”, que ahora pide por su hermana

·3  min de lectura
Una imagen tomada del video de Sheikha Latifa
Una imagen tomada del video de Sheikha Latifa

LONDRES.-La princesa Latifa, que denuncia ser “rehén” de su padre el emir de Dubái, pidió a la policía británica que vuelva a investigar el secuestro de su hermana mayor en Cambridge en el año 2000, en una carta divulgada el jueves por la BBC.

“Todo lo que pido es que por favor presten atención a su caso porque podría ayudarle a recuperar la libertad”, escribe Latifa en la carta manuscrita, entregada el miércoles a la policía de Cambridgeshire por amigos de la princesa de 35 años.

Su hermana mayor, la princesa Shamsa, que ahora tiene 39 años, había intentado huir de su padre, Mohamed bin Rashed al Maktum, de 71 años, emir de Dubái y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, en agosto de 2000 cuando se encontraba en Inglaterra.

En 2018, Latifa también trató sin éxito de escapar, en un caso que dio la vuelta al mundo y que evidenció el férreo control del emir Mohamed bin Rashid al Maktum. En su caso, sí que ha podido alertar públicamente de la reclusión a la que vive sometida, aunque a través de vídeos grabados a escondidas y enviados a sus amigos. Un juez británico dictaminó en 2019 que ambas jóvenes habían sido raptadas contra su voluntad.

Según su hermana menor, Shamsa fue hallada dos años después de su huida, “drogada”, devuelta a Dubái en un jet privado y “encerrada”. No se la ha vuelto a ver desde entonces. En unos vídeos grabados en 2019 y difundidos la semana pasada por medios británicos, Latifa afirma que ella misma estaba retenida como “rehén” en una “mansión convertida en prisión” y que temía por su vida.

La princesa Shamsa huyó de la propiedad de su padre en el verano de 2000, pero fue devuelta a Dubai meses después.
Free Latifa


La princesa Shamsa huyó de la propiedad de su padre en el verano de 2000, pero fue devuelta a Dubai meses después. (Free Latifa/)

La policía de Cambridgeshire confirmó el jueves a la AFP que había recibido la carta de la princesa y aseguró que sería “examinada” como parte de una “revisión en curso” de la investigación sobre la desaparición de Shamsa, junto con los vídeos de Latifa.

“Este es un asunto complejo y serio”, dijo un portavoz policial, y sería “inapropiado” revelar “detalles”. En marzo de 2020, la policía británica anunció que revisaría la investigación sobre lo ocurrido a Shamsa en Cambridge, a raíz de una sentencia de la justicia británica según la cual el emir de Dubái había ordenado el secuestro de sus dos hijas.

Esa sentencia se produjo en el marco de un proceso entre el emir de Dubái y la princesa Haya de Jordania, su sexta esposa, que causó sensación en 2019 cuando huyó a Londres acompañada de sus dos hijos.

Estafadores: ofrecen 400 millones de vacunas “fantasmas” en Europa

Allegados a la princesa Latifa afirmaron no saber nada de ella desde hace varios meses y tanto el gobierno británico como la ONU han pedido pruebas de vida.

La embajada de los Emiratos Árabes Unidos en Londres aseguró que la princesa Latifa está siendo “atendida en su hogar” y apoyada por profesionales sanitarios. “Su estado continúa mejorando y esperamos que retome su vida pública a su debido tiempo”, indicó la embajada.

En marzo de 2018, Latifa había anunció en un vídeo difundido por YouTube que quería huir de su país. Al borde de las lágrimas, dijo que su padre la había “torturado” y “encarcelado durante tres años” tras un primer intento de fuga cuando era sólo una adolescente en 2002

El ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, pidió tener pruebas de que la princesa Latifa está viva.

La Casa Real, entretanto, guarda silencio, tan solo roto por un breve comunicado difundido la semana pasada y en la que aseguraba que la princesa Latifa estaba siendo “atendida” y podría volver a la vida pública “en el momento adecuado”. La oficina de Derechos Humanos de la ONU también ha pedido una prueba de vida.

Agencias AFP y DPA