Drogas. Las pruebas que comprometieron a la hermana de un jugador de River

Gabriel Di Nicola
·4  min de lectura

Stefany Gabriela de la Cruz Arcosa, la hermana del jugador de River Plate Nicolás de la Cruz, llegó a la Argentina desde Uruguay, su país natal, el 20 de noviembre pasado. Un día después fue detenida, en Caballito, cuando viajaba en un taxi. La Policía de la Ciudad descubrió 41 kilos de cocaína ocultos en dos valijas. Ella y el chofer del vehículo quedaron presos. Para descubrir quién fue la persona que le entregó a la sospechosa las maletas con la droga fueron clave unos papeles rotos con anotaciones hallados por los investigadores en un cesto de basura que había en el departamento de Chacarita donde la ciudadana uruguaya estuvo alojada menos de 24 horas.

Así se desprende de la resolución firmada hoy por el juez federal Sebastián Casanello por la cual procesó con prisión preventiva a De la Cruz Arcosa y al chofer del taxi, Hugo Hernán Reyna Sacieta.

"Dejate de joder con Carbón Blanco". Amenazan a funcionarios judiciales que investigan el lavado de dinero del narcotráfico

De la Cruz, que llegó a la Argentina desde Uruguay en Buquebus, dijo que su lugar de residencia era un departamento de un edificio situado en Corrientes al 6300, en Chacarita. Cuando, por orden del juez Casanello, el personal de la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad allanó el inmueble pudo secuestrar documentación a nombre de la sospechosa y, en un cesto de basura, halló unos papeles rotos donde se podía leer: "Emilio Mitre 457 piso 21 E Caballito". No lo sabían, pero los detectives policiales se habían topado con una prueba clave.

Cuando los investigadores llegaron al edificio de Emilio Mitre 457 pidieron en la administración las filmaciones de las cámaras de seguridad del 21 de noviembre pasado, día de la detención de la hermana del jugador de River Plate. Las imágenes registraron cómo a las 14.24 de esa tarde, una mujer, cuya identidad se mantiene en reserva, bajó del ascensor y se dirigió a la puerta principal del edificio para encontrarse con de la Cruz Arcosa.

"A las 14.25 se observó a ambas mujeres ingresar en el edificio mientras conversaban. Luego, a las 15.11 se las observó salir llevando cada una de ellas una valija negra, las cuales trasladaban con gran dificultad porque parecían ser muy pesadas", sostuvo Casanello en su resolución.

A las 15.40 de ese día, de la Cruz Arcosa y Reyna Sacieta iban a ser apresados. Las detenciones fueron fruto de un operativo de control fortuito; personal de la División Brigadas y Sumarios de la Comisaría Comunal 7 porteña intentó detener la marcha del taxi Suran para una identificación. Pero el conductor del vehículo no acató la orden, por lo que fue perseguido e interceptado a los pocos metros, en el cruce de Emilio Mitre y Rivadavia, en Caballito.

Tanto el chofer como la pasajera se pusieron nerviosos y respondieron de forma contradictoria a las preguntas de los policías. Entonces, los uniformados decidieron inspeccionar el interior del auto en presencia de testigos y, poco después, encontraron los 41 kilos cocaína en las valijas.

Era el principio de la investigación. Ahora los detectives policiales y judiciales están tras los pasos de la mujer que, según las pruebas reunidas hasta el momento, entregó las valijas con la droga.

"Por otro lado, el tribunal, en trabajo conjunto con las fuerzas de seguridad, se encuentra abocado a la detención de la prófuga quien entregó, como ya se ha dicho y según lo documentan las cámaras de seguridad del edificio de la calle Emilio Mitre, las valijas con el material estupefaciente a de la Cruz Arcosa", sostuvo Casanello en su resolución.

El magistrado explicó que los sospechosos fueron procesados con prisión preventiva porque la libertad de los imputados, quienes actuaron ilícitamente y de manera conjunta y organizada con la prófuga, "constituye un riesgo para la pesquisa, en tanto, se sospecha que, en caso de que excarcelados, podrían entorpecer la investigación, en particular lo relativo a la aprehensión de la mujer que entregó las valijas y, eventualmente también, de los restantes integrantes de la organización que componen eslabones de jerarquía superior y que, actualmente, se encuentran siendo investigados".

Casanello, en su resolución, definió a la banda narco como una "organización que opera a nivel internacional y contaría con recursos suficientes para articular sus distintas operaciones, al punto de poder realizar el traslado y alojamiento de personas desde el exterior, como fue el caso de la Cruz. La cantidad de cocaína incautada refuerza tal escenario".

Además de la hermana del jugador de River y de Reyna Sacieta, fueron procesadas la pareja del taxista y una mujer que hizo el check in en el departamento donde estuvo alojada de la Cruz.