Drogas. La expansión narco es expuesta en 1900 causas iniciadas en Salta y Jujuy

Belisario Sangiorgio
·4  min de lectura

SALTA.- El pasado 17 de octubre, un contrabandista que también tenía antecedentes de robo a mano armada fue ejecutado por dos sicarios a pocos metros de una importante delegación que la Policía Federal tiene sobre la frontera con Bolivia en la ciudad salteña de Salvador Mazza. No fue un hecho aislado, sino otra señal sobre la violencia que gira alrededor del movimiento de drogas en la frontera norte. Y la magnitud de las redes de tráfico que se combinan con la lucha por los puestos de venta en los barrios queda expuesta en las 1900 causas de narcotráfico iniciadas en Salta y Jujuy entre junio de 2019 e igual mes de este año, según datos del Ministerio Público Fiscal de la Nación (MPF) publicados en un reciente informe de la Unidad Estratégica Especial para la Implementación del Sistema Penal Acusatorio.

Esa información fue divulgada al cumplirse el primer año del sistema acusatorio correspondiente al nuevo Código Procesal Penal Federal. Y el fiscal general Eduardo Villalba, coordinador del distrito Salta y Jujuy del MPF, dijo a LA NACION: "La lucha contra el narcotráfico es estratégica en la región, y hemos logrado penetrar en la arquitectura económica de las bandas criminales. En muchos casos, los bienes incautados han regresado en obras para la comunidad. También hay resultados concretos con relación al rescate de víctimas de trata de personas".

En la zona fronteriza con Bolivia, el consignado homicidio del contrabandista, cometido impunemente en cercanías de la unidad policial de Salvador Mazza, expuso el afianzamiento de las características violentas de los grupos narco locales, situación confirmada a LA NACION por funcionarios judiciales, políticos e integrantes de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Interpol. La increíble historia del tunecino detenido en Formosa por el Covid-19

El problema de la violencia delictiva en la región está íntimamente ligado con el tránsito permanente de cocaína y marihuana por la zona, drogas que son utilizadas como parte de pago en los mercados ilegales. De esta forma, se generan nuevas ramificaciones del delito transnacional con clanes locales de venta de droga al menudeo en las ciudades ubicados en cercanías de la ruta del contrabando.

De hecho, fue en la capital salteña que a principios de este año cinco criminales fueron condenados a cadena perpetua por abusar y descuartizar a la adolescente Daniela Guantay, a quien acusaban de robar droga de un quiosco de venta. Los imputados controlaban una red de búnkeres marginales y, tal como lo expuso esta caso, fueron capaces de matar por unas pocas dosis.

Verónica Simesen de Bielke, titular de la fiscalía de Derechos Humanos de Salta que investigó el caso Guantay, dijo a LA NACION: "Fue un caso bisagra, un femicidio en un contexto de marginalidad y criminalidad organizada, no muy lejos del centro de la ciudad. Uno de los acusados prostituía a jóvenes adictas".

Además, la fiscal recordó que inicialmente la policía no quiso tomarle la denuncia a la madre de la víctima, al señalar que se trataba de una menor adicta. En esa línea, la funcionaria judicial agregó: "En esos barrios se observa cómo se maneja el circuito de la droga, las personas están en las esquinas para alertar sobre allanamientos y se ven jóvenes consumiendo en lugares específicos. Allí, las mujeres son especialmente vulnerables porque, además, se trata de una provincia machista. Entregaron a Daniela Guantay para que fuera asesinada, como una muestra de que nadie puede robar droga".

ADN del crimen. Los abusos en el Instituto Próvolo quedan impunes en La Plata

Y agregó: "En Salta, lamentablemente, son conocidos los lugares donde se compra y se vende droga a adolescentes que viven en casillas precarias, con falta de servicios públicos esenciales".

Redes coordinadas

En la misma línea, sobre el estudio de estos grupos de microtráfico, un documento oficial del gobierno de Jujuy al que accedió LA NACION señaló la preocupación por el robustecimiento de los grupos locales de venta al menudeo: "Son organizaciones delictivas que fueron evolucionando y adoptando métodos cada vez más sofisticados. Actúan de manera coordinada como parte de una misma red. Han logrado trascender barreras culturales, sociales, lingüísticas o geográficas".

En Jujuy, entre 2018 y 2020, la policía provincial incautó 1122 kilos de cocaína, 331 kilos de marihuana y arrestó a 3955 personas por vínculos con el narcomenudeo, según datos oficiales. Al respecto, el ministro de Seguridad, Ekel Meyer, dijo a LA NACION: "Estos grupos tienen mucha presión encima del Grupo Operativo de Frontera, capacitado en terrorismo, narcotráfico, migraciones".

En el Ministerio de Seguridad de Salta informaron a LA NACION que se realizaron durante este año 2513 operativos contra vendedores de drogas, en los que fueron detenidos 247 sospechosos y clausurados 115 búnkeres. Los investigadores de las fuerzas federales que sondean los alrededores de la ciudad de Tartagal en busca de lugares de acopio de contrabando de drogas aseguraron a LA NACION que perciben un aumento en la cantidad de bocas de expendio de drogas en el norte de Salta.