Drogan, secuestran y violan a joven durante 24 horas en Argentina

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 19 (EL UNIVERSAL).- La policía de Argentina evitó un feminicidio cuando rescató a una joven de 16 años que denunció haber sido drogada, secuestrada y víctima de abuso sexual.

La adolescente desapareció el jueves 14 de julio en el municipio de Lavalle, en la ciudad argentina de Mendoza. Pasada la medianoche, los padres y hermanos de la joven se fueron a dormir y ella se quedó sola en el comedor.

Alrededor de las cuatro de la madrugada, la hermana menor de la chica, que no fue identificada, se levantó a tomar agua y descubrió que la puerta estaba abierta, y que la chica no estaba. De inmediato despertó a sus padres y la familia salió a buscarla por los alrededores. Preguntaron en un edificio en construcción cercano, pero les dijeron que nadie la había visto. Al no encontrarla, dieron aviso a las autoridades.

Más de 30 policías participaron en la búsqueda de la joven, cuya desaparición se da a unos días del asesinato de otra joven de 22 años, Agostina Trigo, en la misma ciudad de Mendoza.

La policía comenzó a sospechar del edificio en construcción y, al llegar a la casa rodante de la constructora del lugar que los padres habían visitado, encontraron a la adolescente amarrada, 24 horas después del secuestro. Sus captores, al verse acorralados, la dejaron abandonada allí y huyeron.

La chica, que sufre un problema mental, contó a la policía, de acuerdo con el diario "El Sol", que escuchó ruidos afuera de su casa cuando sus padres se fueron a dormir. Cuando abrió la puerta, un hombre la abordó con un cuchillo y se la llevó por la fuerza. En la casa rodante, detalló, fue víctima de abuso sexual y fue drogada para mantenerla tranquila. Los primeros peritajes confirmaron la violación, informó la televisora "Todo Noticias".

En el interior de la casa rodante se encontraron dos cuchillos grandes.

Por estos hechos fueron detenidos dos hombres: Tomás Irala Cardozo, de 37 años, y César Rubén Ricarte, de 51 años, que trabajaban en el sitio de la construcción donde se encontró a la menor.

Irala Cardozo fue acusado por abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas. Ricarte fue denunciado por el mismo delito, pero como partícipe primario. En otras palabras, no habría participado directamente en la violación. Ambos se encuentran detenidos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.