El drama de Delfina Gerez Bosco: tuvieron que operarla por un tumor de 750 gramos

·2  min de lectura
En una entrevista con Mariana Fabbiani, Delfina Gerez Bosco contó el difícil momento que debió atravesar en la pandemia
Instagram: @delfinagbosco

Recostada, mientras miraba televisión en su habitación, Delfina Gerez Bosco (35) detectó un bulto en su abdomen. En medio de la primera ola de la pandemia de coronavirus, la modelo y exguardavidas de El muro infernal (Telefe) realizó una consulta con su ginecóloga y un cirujano que derivó en una operación por un tumor. Invitada al programa Lo de Mariana (eltrece), destacó la importancia de realizarse controles periódicos.

Fernando Bravo habló sobre la adopción de su hija: “Estamos muy felices”

En la sección “¿Qué edad tiene tu cuerpo?” del ciclo conducido por Mariana Fabbiani, el médico cirujano Guillermo Capuya analiza las patologías que atravesaron distintas personalidades del mundo del espectáculo. Este viernes, Gerez Bosco relató su experiencia personal con un tumor benigno en el útero y contó cómo sigue su vida en la actualidad.

Delfina Gerez Bosco es madre de Gennaro, de tres años
Instagram: @delfinagbosco


Delfina Gerez Bosco es madre de Gennaro, de tres años (Instagram: @delfinagbosco/)

Todo comenzó el 10 de agosto de 2020. “Estaba acostada en la cama mirando la tele, y de golpe veo como un globito, como si fuese un embarazo, pero de costado. Entonces le saqué una foto, se la mandé a mi ginecóloga y me dijo que íbamos a estudiar para ver qué era. Me hicieron una ecografía transvaginal. Encima, con la pandemia todos los plazos se dilatan, eran lejanos. Yo quería hacerlo igual por el tema del crecimiento”, explicó.

Ante la consulta del doctor Capuya, la modelo admitió sus primeros temores: “Pensé que tenía cáncer de ovario”. En este sentido, hizo especial hincapié en no buscar los síntomas en Internet y elogió el acompañamiento de los médicos en su difícil situación.

Hernán Drago blanqueó su situación con Celeste Muriega

La ginecóloga la derivó con el cirujano que la terminó operando. En un primer momento, evaluaron una medida extrema que finalmente descartaron. “¿Vos tenés un hijo?”, recordó que le preguntó el profesional. Gerez Bosco es madre de Gennaro, de tres años. “¿Querés tener otro? Porque lo más fácil con esto que crece tan rápido es sacarte el útero”, le sugirió el especialista. “Yo me quedé helada”, describió.

Desde agosto, la fecha de su primera consulta, a noviembre de ese mismo año, el tumor había crecido notablemente y sobresalía de su abdomen. “Era del tamaño de la cabeza de un bebé. Hay personas que tienen sobrepeso que no se dan cuenta, pero el tumor pesaba 750 gramos. Me molestaba para ir al baño, me presionaba la vejiga”, precisó.

Sobre el final de la entrevista, Capuya explicó que los tumores benignos no suelen ser operados, pero en el caso de Gerez Bosco sí hubo que intervenir por la rapidez con la que crecía. En primera persona, la invitada comparó el posoperatorio al de una cesárea y confirmó que deberá esperar para volver a ser mamá. “Ahora no sé si puedo, tendría que intentar el año que viene, enero o febrero. Es una sensación rara”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.