“Doy gracias a Dios por mi vida”: Corte de apelaciones detiene la ejecución de Melissa Lucio

·8  min de lectura

Una suspensión de ejecución de 11 horas se le concedió a Melissa Lucio, a solo 48 horas de que fuera ejecutada por un crimen que dice que no cometió.

La Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas emitió una suspensión de la ejecución el lunes por la tarde y ordenó a la Corte del Distrito Judicial 138 del Condado de Cameron que considere nuevas pruebas en su caso luego de que varios expertos pusieran en duda su condena, ocurrida en 2008, y se acumularon las solicitudes para salvarla por parte de defensores de los derechos humanos, celebridades como Kim Kardashian y Amanda Knox, y legisladores estatales tanto republicanos como demócratas.

Lucio, quien ha pasado los últimos 14 años en el corredor de la muerte por el asesinato de su hija Mariah, sucedido en 2007, agradeció a Dios por salvar su vida y rindió homenaje a su hija fallecida, quien dijo “está en mi corazón hoy y siempre”.

“Doy gracias a Dios por mi vida. Siempre he confiado en Él. Estoy agradecida de que la Corte me haya dado la oportunidad de vivir y demostrar mi inocencia”, expresó en un comunicado.

“Mariah está en mi corazón hoy y siempre. Estoy agradecida por tener más días para ser madre de mis hijos y abuela de mis nietos. Usaré mi tiempo para ayudar a llevarlos a Cristo”.

La mujer de 53 años agradeció a todos los que se han unido para luchar por su caso.

“Estoy profundamente agradecida con todos los que oraron por mí y hablaron en mi nombre”, agregó.

En la orden de suspensión, la corte acordó que se deben revisar cuatro reclamos hechos en la solicitud de habeas de Lucio.

Estos fueron que: “por el uso de falso testimonio por parte del Estado, ningún jurado la habría condenado”; “evidencia científica previamente no disponible impediría su condena”; “ella en realidad es inocente”; y que “el Estado suprimió evidencia material favorable en violación de Brady v. Maryland”.

Los abogados de Lucio celebraron la decisión de la corte, señalando que “hizo lo correcto”.

“La Corte de Apelaciones en lo Penal hizo lo correcto al detener la ejecución de Melissa. La evidencia médica muestra que la muerte de Mariah fue consistente con un accidente. Si no hubiera sido por el uso de falso testimonio por parte del estado, ningún miembro del jurado hubiera votado por condenar a Melissa de asesinato capital porque no ocurrió ningún asesinato”, señaló en un comunicado Vanessa Potkin, directora de Litigios Especiales en el Innocence Project y una de las abogadas de Lucio.

“Habría conmocionado la conciencia del público que Melissa fuera ejecutada basándose en pruebas médicas falsas e incompletas por un delito que ni siquiera sucedió.

“Toda la nueva evidencia de su inocencia nunca antes había sido considerada por ningún tribunal. La suspensión de la Corte nos permite seguir luchando junto a Melissa para anular su condena injusta”.

El hijo de Melissa, John Lucio, durante una audiencia en Texas, la semana pasada (AP)
El hijo de Melissa, John Lucio, durante una audiencia en Texas, la semana pasada (AP)

El equipo legal de Lucio había presentado una solicitud de 242 páginas pidiendo a la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas que concediera una suspensión de la ejecución el 15 de abril.

Ahora que se ha concedido la suspensión, se espera que el equipo solicite una audiencia probatoria y un nuevo juicio.

La suspensión de última hora se emitió apenas dos días antes de la ejecución de Lucio programada para las 6 pm hora central del miércoles 27 de abril.

Este mismo lunes se esperaba que la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas decidiera si se le debía conceder el indulto.

La junta tenía hasta la 1:30 pm hora local del lunes para recomendar si la sentencia de muerte de Lucio debía conmutarse por cadena perpetua, si se le debía otorgar una suspensión de la ejecución de 120 días, o si la ejecución debía llevarse a cabo según lo planeado.

En ese caso, habría sido el gobernador Greg Abbott quien decidiría si actuar de acuerdo con la recomendación.

A medida que se acercaba el 27 de abril, en las últimas semanas, los abogados de Lucio hicieron varios intentos desesperados para detener su ejecución.

Además de la hoy exitosa solicitud ante la corte de apelaciones, el equipo legal también hizo el lunes una última petición al fiscal de distrito del condado de Cameron Luis Sáenz para que retirara la fecha de ejecución, utilizando su propio testimonio bajo juramento en su contra.

Melissa Lucio con algunos de sus hijos en una foto sin fecha (Familia de Melissa Lucio)
Melissa Lucio con algunos de sus hijos en una foto sin fecha (Familia de Melissa Lucio)

El lunes por la mañana, el equipo legal de Lucio presentó un complemento adicional a una moción anterior en la que pedía al fiscal que retirara la orden que fijaba la fecha de ejecución de la mujer.

El nuevo documento incluía “evidencia abrumadora” de que su ejecución sería “un error judicial”, así como una transcripción del testimonio jurado de Sáenz ante el Comité de Estudio Interino sobre la Reforma de la Justicia Penal de la Cámara de Representantes de Texas hecha a principios de este mes, donde prometió intervenir y detener su ejecución antes de que fuera demasiado tarde.

Fue la oficina de Sáenz la que solicitó una sentencia de muerte y una fecha de ejecución para Lucio, lo que hizo que esta se retrasara en enero.

Por lo tanto, el fiscal también tiene el poder de retirar la fecha de ejecución en cualquier momento.

A principios de este mes, durante una polémica audiencia dirigida por un grupo bipartidista de legisladores estatales, Sáenz se negó inicialmente a tomar cualquier medida para detener la ejecución de Lucio y puso en duda las nuevas pruebas que planteaban que no era responsable de la muerte de Mariah.

Pero después, Saenz cedió y dijo que creía que la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas emitiría una suspensión, pero que de no hacerlo, él lo haría.

“Si la acusada Lucio no obtiene una suspensión para cierto día, entonces yo haré lo que tengo que hacer y lo detendré”, prometió.

Lucio, quien fue víctima de violencia doméstica durante toda su vida, fue sentenciada a muerte en 2008 luego de que los fiscales aseguraran que Mariah murió debido a que su madre abusó físicamente de ella.

Durante los últimos 14 años, Lucio ha insistido en que es inocente, que ni siquiera ocurrió un asesinato, y que su hija falleció tristemente a causa de una caída por las escaleras sucedida dos días antes.

Sus abogados señalan que la única evidencia que se usó para condenar a Lucio fue una “confesión” falsa, pues la madre, embarazada y en duelo, fue sometida a un agresivo interrogatorio que duró cinco horas por parte de policías masculinos armados, en las horas posteriores a la repentina muerte de su hija.

Durante el interrogatorio, Lucio declaró su inocencia más de 100 veces ante los agentes, de acuerdo con una solicitud de clemencia presentada por su equipo legal.

Pero debido a su historial como víctima de abuso sexual y doméstico y las acciones de los policías, que la “manipularon”, Lucio quedó vulnerable a la “coerción”, señalaron sus abogados.

Tras cinco horas, Lucio terminó admitiendo que a veces le daba nalgadas y le causaba algunos moretones a Mariah, lo que los fiscales tomaron como una confesión de asesinato.

De su juicio también se excluyó testimonio experto clave para la defensa, mientras que se les presentaron a los miembros del jurado pruebas científicas falsas de las lesiones de la niña, además de que Lucio fue objeto de prejuicios de género desde el principio, según su equipo legal.

Los registros de los servicios de protección infantil mostraban que Lucio nunca había sido violenta con sus hijos, y todos los hijos sobrevivientes de Lucio suplicaron a las autoridades de Texas que no mataran a su madre.

Melissa Lucio durante su interrogatorio de cinco horas donde sus abogados dicen que fue obligada a una confesión falsa (The Innocence Project)
Melissa Lucio durante su interrogatorio de cinco horas donde sus abogados dicen que fue obligada a una confesión falsa (The Innocence Project)

La semana pasada, el hijo de Lucio, Bobby Álvarez, le dijo a The Independent que nunca había dudado de la inocencia de su madre.

Álvarez, hoy de 22 años, tenía solo 7 años cuando Mariah murió y su madre fue enviada al corredor de la muerte, por lo que en realidad no pudo entender lo que ocurría en aquel momento.

“Sabía que mi hermana había muerto y por eso nos alejaron de nuestros padres, pero no entendía que nos habían alejado porque los estaban acusando de eso”, cuenta.

“No entendí completamente la situación en ese momento”.

Pero cuando tuvo la edad suficiente para entender, leyó sobre el caso de su madre y “supo” que ella no podría haberlo hecho.

“De inmediato, nunca tuve la idea de que fue mi madre [quien mató a Mariah]”, asegura.

“Sabía que mi mamá no podría haberlo hecho”.

El caso de Lucio ha atraído la atención de los sitios más insospechados. Un grupo bipartidista de legisladores de Texas piden que la ejecución sea detenida.

Más de la mitad de todos los senadores del estado (tanto demócratas como republicanos a favor de la pena de muerte) han exigido que se salve la vida de Lucio. Un grupo de ellos visitó a la mujer a inicios de mes en el corredor de la muerte.

Cinco miembros del jurado y un suplente que condenaron a Lucio a la pena de muerte durante su juicio también han hecho declaraciones como parte de su solicitud de clemencia, indicando que apoyaban el amparo y que no la hubieran condenado si hubieran visto las pruebas que ahora conocen.

Kim Kardashian también amplificó la grave situación de Lucio, al decirles a sus 72 millones de seguidores en Twitter que hay “muchas preguntas sin resolver” en torno al caso.

The Independent y la Iniciativa de Empresas Responsables por la Justicia (RBIJ), una organización sin fines de lucro, lanzaron una campaña conjunta para pedir el fin de la pena de muerte en los EE.UU. El RBIJ ha atraído a más de 150 signatarios conocidos a su Declaración de Líderes Empresariales contra la Pena de Muerte, con The Independent como el último en la lista. Nos unimos a ejecutivos de alto perfil como Ariana Huffington, Sheryl Sandberg de Facebook y el fundador de Virgin Group, Sir Richard Branson, como parte de esta iniciativa y nos comprometemos a resaltar las injusticias de la pena de muerte en nuestra cobertura.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.