El Eurogrupo urge a activar el fondo de recuperación ante la segunda ola

Agencia EFE
·4  min de lectura

Bruselas, 3 nov (EFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, urgieron este martes a alcanzar un acuerdo definitivo entre los Estados de la Unión Europea y la Eurocámara para activar el Fondo de Recuperación por la pandemia, ante el vigor de una segunda ola que lastrará la recuperación.

Los Dicienueve descartan de momento adoptar nuevas medidas a nivel europeo para hacer frente al impacto económico de la pandemia y se centrarán en implementar las que ya se han acordado y en seguir dando apoyo presupuestario a nivel nacional.

Los ministros analizaron la situación económica europea a la vista del repunte de infecciones por coronavirus en una reunión por videoconferencia en la que participaron la directora del Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon, y la presidenta de la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, Irene Tinagli.

"La reciente aceleración de la propagación del virus de la covid-19 y las nuevas medidas de contención han aumentado la incertidumbre y probablemente pesarán sobre la recuperación (...) Continuaremos coordinando e implementando vigorosamente ambiciosas políticas económicas que complementen la respuesta sanitaria, protejan empleos y avancen en la recuperación económica", dijeron en una declaración aprobada tras el encuentro.

En la misma, el Eurogrupo recalca que es "vital" que el apoyo fiscal en cada Estado miembro continúe en 2021 "dado el mayor riesgo de un retraso en la recuperación" y recuerda que esto se complementará con medidas europeas.

Los Diecinueve ven "prioritario" que el Consejo (institución que representa a los 27 Estados de la UE) y la Eurocámara lleguen a un acuerdo final sobre el Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros pactado en julio y confían en que lo hagan antes de finales de 2020 para que pueda estar en marcha en enero de 2021.

"La evolución económica nos da un recordatorio muy valioso de la necesidad de encontrar un acuerdo y asegurar que el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia cumple los objetivos", dijo el presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, en una rueda de prensa tras el encuentro.

Por su parte, el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, instó a utilizar en su "totalidad" este instrumento, "tanto a través de subvenciones como de préstamos" puesto que ello "maximizará su potencial contribución a una política económica coordinada".

Algunos países, entre ellos España, no se plantean de momento utilizar los préstamos que podrían solicitar, sino solo las transferencias directas que, al no tener que ser reembolsadas, no elevan la deuda pública.

El Parlamento Europeo y los países han acercado posturas en las últimas semanas, pero aún deben cerrar un consenso sobre el montante del presupuesto comunitario 2021-2027 y sobre el mecanismo para vincular los fondos al Estado de Derecho para que sea posible dar luz verde al Fondo de Recuperación, puesto que todos los elementos se negocian como un paquete.

A la espera de que esto entre en vigor, los países ya pueden usar las tres "redes de seguridad" acordadas en abril: el fondo para el empleo SURE, las garantías del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la línea de crédito por la pandemia del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

En total, estas medidas podrían movilizar hasta 540.000 millones de euros en créditos pero, salvo el fondo SURE -del que ya se ha concedido el 90 %-, los avales del BEI apenas han empezado a utilizarse y ningún país ha solicitado préstamos del MEDE, al que acompaña el estigma de los rescates financieros.

Gentiloni recordó que alientan a los países a usar "todos los instrumentos" a su disposición, mientras que el director gerente del MEDE, Klaus Regling, subrayó que esta línea estará disponible hasta 2022 por lo que algún país aún podría solicitarla ya que, para "más de la mitad de los Estados" esta financiación sería más barata que la que pueden obtener ellos en el mercado.

En este contexto, los países del euro no se plantean adoptar ahora mismo nuevas medidas comunes, sino acelerar las ya acordadas.

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos española, Nadia Calviño, defendió que estos instrumentos han sido "tremendamente eficaces" y consideró "muy oportuno" que en los "dos próximos meses" se revise cómo están funcionando y "si es necesario abordar una modificación" para adaptarlos a las necesidades.

En declaraciones a los medios antes del encuentro insistió asimismo en que es primordial cerrar "cuanto antes" el acuerdo sobre el Fondo.

La reunión del Eurogrupo llega en vísperas de que la Comisión Europea presente el jueves sus previsiones macroeconómicas de otoño.

Gentiloni, quien no quiso adelantar cifras, advirtió de que las medidas de contención tendrán impacto sobre la actividad económica y de que, si bien este podría ser menor que en la pasada primavera, "la incertidumbre rodea la duración de esta segunda ola".

Los servicios de turismo, hostelería, entretenimiento y cultura serán los más golpeados, dijo.

(c) Agencia EFE