Los problemas de Trump para sostener un vaso y bajar una rampa en su 74 cumpleaños disparan las especulaciones sobre su salud

Este fin de semana Donald Trump cumplió 74 años y en su agenda pública tenía un compromiso que está dando mucho de qué hablar en redes sociales por lo que se vio tanto en el escenario al que se subió para pronunciar su discurso como por lo apreciado en su descenso del mismo. Sus problemas para llevarse el vaso de agua a la boca y el sumo cuidado que puso al bajar la rampa han disparado los rumores sobre su estado de salud. Él ya ha salido al paso, vía Twitter, asegurando que la culpa era de las condiciones del terreno.

Los problemas de Donald Trump para llevarse un vaso a la boca y para bajar una rampa en su visita a West Point han desatado los rumores sobre su salud. (Foto: AP Photo/Alex Brandon)

Ni las protestas y disturbios callejeros que desde hace días se repiten en muchas ciudades estadounidenses en denuncia por la muerte a manos de un policía de George Floyd, ni la tensión racial, ni el coronavirus han impedido que Trump acudiese este fin de semana a la academia militar de West Point, en Nueva York, para felicitar en persona a los graduados de este año. Y allí, coincidiendo con su 74 cumpleaños, es de donde han surgido los rumores sobre un posible deterioro de su salud.

El presidente siempre ha presumido de su estado de forma, pero lo cierto es que desde este domingo hay dos imágenes que han levantado, cuanto menos, sospechas en muchos ciudadanos. Una de ellas, quizá la más llamativa, es aquella en la que durante su discurso intentó llevarse varias veces un vaso de agua a la boca y, ante la imposibilidad de hacerlo con una sola mano, tuvo que recurrir a la segunda.

“La coordinación motora del presidente Trump se está deteriorando rápidamente. Ni siquiera puede meterse un vaso de agua en la boca sin intentarlo varias veces. Esto es del discurso de hoy en West Point”, comenta una tuitera que se ha vuelto viral con su apreciación. No es la única. Son muchos los mensajes en ese sentido que han surgido a raíz de la escena del vaso.

Alguno, incluso, se han atrevido a ir más allá de comentar lo visto y lanzar al aire un diagnóstico como “demencia”. Aunque otros, como la tuitera @guelphgirlchris simplemente se preguntan qué le ocurre al presidente.

Pero los rumores sobre su estado de salud no han sido solo por el detalle del vaso. Su ya mencionado descenso de la rampa del escenario colocado para la graduación en West Point ha dado también mucho de qué hablar. Lo que se comenta en este sentido es el especial cuidado que puso Trump para el bajar mientras que el superintendente de la academia, Darryl A. Williams, quien en breve cumplirá 59 años (15 menos que el presidente) no parecía tener problemas, como señalan en Mashable.

Del vaso no ha dicho nada, pero sobre su lento descenso sí se ha pronunciado Trump al respecto vía Twitter. “La rampa que bajé después de mi discurso de graduación en West Point era muy larga y empinada, no tenía pasamanos y, lo más importante, era muy resbaladiza. Lo último que iba a hacer es ‘caer’ para que Fake News se divirtiera”, ha asegurado.

Sin embargo, su explicación no ha convencido a todo el mundo. Por ejemplo, al analista político que ha respondido al tuit de Trump desmontándolo de principio a fin. Según su testimonio, “la rampa no era empinada” y, añade, el equipo de seguridad del presidente “no habrían permitido que la rampa permaneciera mojada”. Cierra su comentado y viral mensaje con que “si Trump estaba preocupado por no parecer estúpido ante la cámara, ¿por qué se movería deliberadamente como un pato a cámara lenta? Donald Trump no está bien”.

Más historias que te pueden interesar:

En esta imagen se aprecia cómo de empinada era la rampa de West Point. (Foto: AP Photo/Alex Brandon)