Donald Trump reacciona a los ataques al petróleo de Arabia y dice que está "listo para disparar"

LA NACION

WASHINGTON.- Donald Trump no se quedó callado. Tras el ataque a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita, el presidente de Estados Unidos habló por Twitter y aseguró que su país está preparado para responder.

"El suministro de petróleo de Arabia Saudita fue atacado. Hay razones para creer que conocemos al culpable, estamos listos para disparar dependiendo de la verificación, pero estamos a la espera de que el reino nos informe qué cree que fue la causa de este ataque, y bajo qué términos procederíamos", dijo Trump en la red social según lo publicado por la cadenaCNN.

Esta es la primera vez que el mandatario estadounidense menciona una potencial respuesta militar al ataque del sábado, que obligó al reino a reducir su producción de crudo a la mitad. El republicano atribuye a Irán haber provocado el desastre en las infraestructuras petroleras, dañadas por drones.

Por su parte los rebeldes hutíes chiitas de Yemen, apoyados por Irán y que enfrentan desde hace cinco años una coalición militar liderada por Riad, reivindicaron estos ataques contra instalaciones del gigante estatal Aramco. Sin embargo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, apuntó directamente a Teherán, asegurando que no hay pruebas de que el ataque procediera de Yemen.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Abas Musavi, aseguró ayer que esas acusaciones son "insensatas" e "incomprensibles" y solo buscan justificar "futuras acciones" contra Irán.

Las reservas

Ante la reducción de la producción saudita, EE.UU. autorizó el uso de petróleo de las reservas estratégicas del país. "Debido al ataque en Arabia Saudita, que puede tener impacto en el precio del petróleo, he autorizado, si es necesario, la liberación de petróleo de la reserva estratégica de petróleo en una cantidad a determinar", tuiteó el mandatario.

Asimismo, hoy temprano indicó que ayudaría a sus aliados pese a que el país tiene independencia energética. "No necesitamos el petróleo y gas de Medio Oriente, de hecho tenemos muy pocos tanques ahí, pero ayudaremos a nuestros aliados", escribió Trump.

Las explosiones del sábado causaron incendios en la planta de Abqaiq, la mayor en el mundo dedicada al tratamiento del petróleo, y en Jurais, donde hay un gran campo petrolero. Ninguna causó víctimas pero sí consecuencias de gran envergadura: una reducción brutal de la producción de 5,7 millones de barriles por día, alrededor de un 6% del suministro mundial.

El presidente de Aramco, Amin Naser, declaró que se estaban llevando a cabo las "obras" para restablecer toda la producción.

El mensaje de la Argentina

Esta mañana desde la cancillería emitieron un comunicado para expresar solidaridad con el Reino de Arabia Saudita "ante el ataque a sus infraestructuras energéticas sumamente importantes para la producción de ese país y el abastecimiento mundial".

Asimismo, condenaron la agresión, a la que calificaron de "terrorista", y aseguraron que una acción como esta "atenta contra la paz y la producción".

Agencias AFP y Reuters