Por qué está haciendo Trump una purga en el Departamento de Defensa y qué puede hacer Biden para evitarlo

Javier Taeño
·5  min de lectura

Donald Trump apura sus últimas semanas en la Casa Blanca. Tras confirmarse su derrota ante Joe Biden en las elecciones del pasado 3 de noviembre (aunque el magnate aún no ha reconocido el triunfo de su rival), el próximo 20 de enero abandonará el cargo.

Un tiempo, el que transcurre entre la celebración de los comicios y la toma de posesión del presidente electo, que se suele caracterizar por la colaboración entre los gabinetes en el traspaso de poderes y la falta de decisiones de calado que puedan comprometer al nuevo inquilino del Despacho Oval.

Donald Trump está haciendo una purga en Defensa. (Photo by ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP via Getty Images)
Donald Trump está haciendo una purga en Defensa. (Photo by ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP via Getty Images)

Sin embargo, en esta ocasión no está ocurriendo por primera vez en la historia estadounidense. En lo que se refiere al primer suceso, la negativa de Trump a admitir que ha perdido está retrasando este trámite tan importante y puede suponer una rémora para la presidencia de Biden; en lo que respecta al segundo, el actual presidente está inmerso en un cambio de nombres y caras en el Pentágono que ya ha sido considerado como una purga y que también puede dificultar los primeros meses del demócrata en la Casa Blanca.

Sin duda, el cambio más importante ha sido el del secretario de Defensa Mark Esper, que fue reemplazado por Chris Miller. Pero además han caído, bien por despido o por renuncia, varios altos funcionarios como Cristopher Maier, director de la Fuerza de Tarea Derrota-ISIS del Departamento de Defensa, Alexis Ross, subdirectora de personal de Esper, Jen Stewart, exjefa de gabinete, James Anderson, director de Políticas del Departamento, o Joseph Kernan, subsecretario de defensa para inteligencia.

Pese a que estos movimientos de Trump están provocando desconcierto en Estados Unidos y realmente nadie sabe aún a qué se deben, sí que hay una serie de aspectos que pueden explicar este comportamiento tan poco habitual en el periodo de transición. Estos son algunos de ellos.

  • Poner a gente leal a él en puestos de decisión

Hasta el momento lo que se ha observado con los nombramientos ha sido que Donald Trump ha promocionado a puestos de gran relevancia a personas muy leales a él, como por ejemplo Ezra Cohen-Watnick, que ahora va a supervisar la Inteligencia del Pentágono, o Anthony Tata, funcionario de políticas en el Departamento de Defensa cuya nominación ha estado envuelta en la polémica debido a que ha abrazado una serie de teorías de la conspiración.

Como es lógico el hecho de que el republicano nombre gente muy cercana a él hace que previsiblemente en los dos meses que le quedan en la Casa Blanca no encuentre oposición a sus propuestas más polémicas.

Mark Esper ha sido sustituido (Getty).
Mark Esper ha sido sustituido (Getty).
  • Legitimación de acciones controvertidas

Precisamente este segundo factor está muy relacionado con el anterior. Es posible que en el tiempo que le queda en la presidencia Trump intente hacer algunas cosas que le han quedado pendientes y con unos funcionarios que legitimen sus propuestas será más fáciles llevarlas a cabo.

Una de ellas es la retirada de tropas de Afganistán e Irak, una decisión que no era compartida por algunos altos mandos de seguridad, entre ellos el propio Esper, ya que consideran que no era el momento y entraña riesgos a la seguridad.

Ya con las manos libres, el magnate ha anunciado la retirada de 2.500 efectivos en ambos países. Puede no ser la única decisión de calado porque en este momento las tensiones con Irán están en su punto álgido, tras el asesinato del padre del programa nuclear iraní.

  • Dificultar la transición

Trump ya ha sugerido que su objetivo pasa por volver a presentarse en las elecciones de 2024. No cabe duda de que sus opciones de ganar serán mayores si el mandato de Biden no tiene mucho éxito.

Así que quizás una parte de su estrategia esté dedicada a entorpecer la transición presidencial y comprometer los primeros compases del demócrata en la Casa Blanca. Cabe recordar que la colaboración entre gabinetes es fundamental y que cuanto antes reciba el equipo de Biden los informes clasificados, más seguridad habrá en el país. No se puede olvidar que la última vez que la transición fue acelerada debido a las dudas sobre la victoria final de uno u otro candidato, pudo influir en los atentados del 11-S.

"La transición tardía del presidente Clinton a George W. Bush provocó fallos en la preparación de la seguridad nacional", se puede leer en el informe que se realizó tras los atentados de 2001.

  • Venganza por las teorías de la conspiración

Desde que Donald Trump fue candidato en las elecciones de 2016 ha defendido una teoría de la conspiración en la que acusa al Estado Profundo de estar en su contra. Ya cuando se enfrentó a Hillary Clinton alegó que si perdía era porque las elecciones eran un fraude. Tras ganar, siguió hablando de una conspiración que supuestamente le había hecho perder en el voto popular. En las del 2020 ha optado por una estrategia similar.

Con estos movimientos en Defensa, Trump puede estar vengándose de los funcionarios encargados de la defensa nacional, que siempre han rechazado las teorías del republicano y a los que el magnate les ha calificado como parte del Estado Profundo que quería su caída y conspiraba desde dentro para conseguir su derrota.

La transición para Biden no va a ser sencilla. (AP Foto/Carolyn Kaster)
La transición para Biden no va a ser sencilla. (AP Foto/Carolyn Kaster)

Qué puede hacer Biden

Lógicamente el presidente entrante tiene la capacidad de revertir estos nombramientos y poner al frente a personas de su máxima confianza, pero al estar produciéndose cambios tan significativos es posible que Trump consiga meter en el sistema de seguridad nacional a personas que puedan seguir teniendo un rol después del 20 de enero, por lo que Biden deberá medir muy bien quién se queda y quién se va cuando él acceda a la Casa Blanca.

EN VÍDEO I Trump a favor de que se estudie la Biblia en las escuelas públicas norteamericanas

Más historias que te pueden interesar: