El día que Donald Trump pidió a sus oficiales lealtad incondicional como la que tuvo el alto mando alemán con Adolf Hitler

·3  min de lectura
El expresidente Donald Trump tuvo varias discusiones tensas con la cúpula del Departamento de Defensa
El expresidente Donald Trump tuvo varias discusiones tensas con la cúpula del Departamento de Defensa - Créditos: @getty Images

MADRID.- El expresidente estadounidense Donald Trump se lamentó de que sus generales no le fueran tan leales como considera que fueron los soldados alemanes al dictador Adolfo Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, según reveló en un artículo la revista The New Yorker basado en un nuevo libro de investigación periodística.

La publicación detalla los conflictos internos entre los altos funcionarios del Pentágono y el exmandatario republicano, principalmente por choques en sus valores morales, entre los que destaca una discusión en base a un gran desfile militar con motivo de las fiestas del Día de la Independencia. Trump tenía pensado incluir en esta celebración carros de combate y otros materiales pesados circulando por Washington.

El expresidente estadounidense, Donald Trump
El expresidente estadounidense, Donald Trump

El número dos del Estado Mayor Conjunto, el general Paul Selva, encargado de la organización del 4 de julio, le respondió entonces que era una mala idea, muy costosa, y que ese tipo de actos “es lo que hacen los dictadores”.

“No crecí en Estados Unidos, en realidad crecí en Portugal”, respondió Selva a las propuestas de Trump. “Portugal era una dictadura y los desfiles consistían en mostrar a la gente quién tenía las armas. Y en este país, [Estados Unidos], no hacemos eso. No es lo que somos”.

La negativa de Selva despertó la ira del expresidente. “¡Malditos generales! ¿Por qué no pueden ser como los generales alemanes?”, espetó Trump.

“¿Qué generales?”, le preguntó el jefe del Estado Mayor Conjunto, John Kelly, presente en la conversación.

Los generales alemanes en la Segunda Guerra Mundial”, respondió Trump.

“¿Sabe que intentaron matar a Hitler tres veces y casi lo consiguieron?”, argumentó Kelly. “No, no, no. Fueron absolutamente leales a él”, aseguró Trump.

De acuerdo al reporte de The New Yorker, Trump también chocó con el alto mando militar cuando solicitó que no hubiera veteranos de guerra mutilados o en sillas de rueda en el desfile, como ocurrió durante el desfile del Día de la Bastilla en París, donde había varias formaciones de excombatientes heridos.

No los quiero. No me dan buena imagen”, argumentó Trump.

Fotografía de archivo del 26 de abril de 2017 del entonces secretario de Seguridad Nacional, John Kelly
Fotografía de archivo del 26 de abril de 2017 del entonces secretario de Seguridad Nacional, John Kelly

“Ellos son los héroes”, respondió entonces Kelly. “En nuestra sociedad solo hay una clase de personas más heroicas y son las que están enterradas en Arlington”, el histórico cementerio militar estadounidense en el que el propio Kelly tiene un hijo enterrado que murió en Afganistán.

“No los quiero”, insistió el mandatario. “No se ven bien para mí”.

Kelly fue destituido a finales de 2018 y el desfile militar de Washington se celebró en 2019.

Trump ya había manifestado su admiración por Hitler en 2018, cuando dijo que “Hitler hizo muchas cosas buenas” en materia económica, según reveló Kelly, aunque un portavoz del entonces mandatario negó los hechos calificándolos de fake news.

Además, algunos generales como el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, Mark Milley, temían que Trump provocara un conflicto con Irán tras perder las elecciones de noviembre de 2021 para intentar mantenerse en el poder. Milley viajó incluso a Israel para reunirse con el exprimer ministro Benjamin Netanyahu para convencerle de que no presionara a Trump en esa dirección. “Si lo haces, vamos a tener una maldita guerra”, aseveró el general ante Netanyahu.

El artículo de The New Yorker está elaborado a partir de un libro, “The Divider: Trump in the White House, 2017-2021″, escrito por la periodista de la revista Susan Glasser y el corresponsal en la Casa Blanca de The New York Times, Peter Baker.

En respuesta al artículo, Trump ha afirmado a The New Yorker que “estas son personas con muy poco talento y en cuanto me di cuenta dejé de apoyarme en ellos y empecé a hacerlo en los auténticos generales y almirantes”.

Agencia DPA