Donald Trump pide a Mike Pence revertir los resultados de las elecciones en el Senado

John T. Bennett
·7  min de lectura
<p>Trump mencionó en un mitin que “no le agradará mucho” si Pence no lo ayuda en el Senado</p> (AFP via Getty Images)

Trump mencionó en un mitin que “no le agradará mucho” si Pence no lo ayuda en el Senado

(AFP via Getty Images)

Donald Trump pidió al vicepresidente Mike Pence que rechace de alguna manera la amplia victoria del presidente electo Joe Biden en el Colegio Electoral cuando el Congreso se reúna esta semana para certificar el resultado, su último movimiento descarado en su intento por retener el poder.

“Espero que Mike Pence nos ayude. Espero que nuestro gran vicepresidente nos ayude. Es un gran tipo. Por supuesto, si no pasa, no me agradará mucho”, declaró el presidente, menos de 48 horas antes de que la Cámara y el Senado se reúnan para contar los votos electorales y escuchar los desafíos de los legisladores republicanos. También fue abierto al presionar al senador de Utah, Mike Lee, quien ha anunciado que no apoyará los desafíos electorales: "Y solo quiero que Mike Lee escuche esto cuando estoy hablando, porque sabes lo que necesitamos su voto".

El presidente, ante los aplausos de sus seguidores en la zona rural de Georgia, afirmó que ganó un "por mucho", pero que los demócratas "comunistas" están "jugando juegos". Ignoró las leyes estatales que exigen que las boletas por correo, que tienden a inclinarse en gran medida hacia los candidatos demócratas, se cuenten después de aquellas emitidas en persona cuando dijo que tenía grandes ventajas en varios estados en la noche de las elecciones que desaparecieron. También habló sobre los “votos ilegales” en Georgia, aunque los funcionarios estatales no han encontrado ningún fraude generalizado durante sus investigaciones. El propio Departamento de Justicia de Trump ha dicho lo mismo.

En un momento dado, marcó una lista de afirmaciones no respaldadas y refutadas sobre boletas ausentes "mal fechadas" ilegalmente y votantes que regresaban ilegalmente a los estados donde alguna vez vivieron solo para votar en su contra. Habló de "trampas" y "robos", pero no presentó pruebas, al igual que en sus demandas que no lograron anular una sola boleta. El presidente pareció sacar números del aire para sus afirmaciones; no los explicó, pero los atribuyó al Servicio Postal de los Estados Unidos.

“Estos números, para que lo sepan, son más de los que necesitábamos”, afirmó. "Por mucho."

Trump, quien según se informa últimamente está de mal humor porque se le acaban las opciones para crear un camino hacia otro mandato, arremetió contra altos funcionarios estatales en un evento que se anunció que era para apoyar a dos candidatos republicanos al Senado en las elecciones de segunda vuelta el martes.

Prometió que volvería al estado para hacer campaña contra el gobernador Brian Kemp, un ex aliado, y su secretario de estado, Brad Raffensperger.

“La gente recordará a aquellos que no nos apoyan”, comentó, mientras seguía intentando presionar a los legisladores republicanos para que se unieran a una apuesta arriesgada para rechazar el resultado del Colegio Electoral. "Si no hacemos algo rápido, no habrá otra elección justa en este país".

Trump, quien afirmó que fue "muy jodido", perdió poco tiempo planteando sus infundados desafíos electorales, que varios jueces han echado de la corte federal, incluidos los nominados por el presidente.

“No hay forma de que perdiéramos a Georgia”, dijo entre vítores apenas unos segundos después de comenzar sus comentarios. Unos minutos después, agregó: "Cuando ganas por mucho y te lo roban... es inaceptable". (Ha perdido varios recuentos, así como el recuento inicial, ahí).

La Cámara y el Senado se reunirán en sesión conjunta el miércoles por la tarde para contar los votos electorales. Se planean al menos seis desafíos, con las cámaras divididas para considerar cada uno hasta dos horas, lo que significa que el resultado final podría llegar muy temprano el jueves por la mañana; incluso los objetores dicen que saben que sus impugnaciones no obtendrán votos por mayoría simple en cada Cámara.

El presidente estaba de regreso en el estado un día después de que saliera a la luz una grabación de una conversación telefónica entre él y los funcionarios electorales del estado de Georgia, incluido Raffensperger, durante la cual les dijo a los líderes estatales que quería que lo ayudaran a "encontrar" casi 12,000 votos, los necesario para ganar el estado.

Pero incluso algunos legisladores republicanos que suelen estar del lado del presidente lo han criticado por presionar a los funcionarios estatales para que lo ayuden a ganar injustamente un estado y aumentar su recuento de votos en el colegio electoral.

La senadora de Tennessee Marsha Blackburn, típicamente aliada de Trump, rompió con el presidente por esa conversación telefónica y mencionó que es "una de las cosas, creo, que todo el mundo ha dicho es que esta llamada no fue útil".

Si bien el presidente saliente parece creer que su oficina tiene el poder de ordenar a los funcionarios estatales que tomen acciones específicas relacionadas con las elecciones, Blackburn y otros republicanos ven peligro en su opinión.

“Ahora, una de las cosas de las que nos han visto hablar con nuestra coalición que busca la integridad de las elecciones es devolver este tema a los estados. Los estados son los que van a resolver este problema. No tenemos elecciones federalizadas en este país”, dijo a Fox News. "No queremos elecciones federalizadas en este país".

Puesto en modo de campaña, Trump llamó a los candidatos demócratas al Senado, Jon Ossoff y Raphael Warnock, "radicales", diciendo que el primero "no es un senador" y se opone a la aplicación de la ley. "Es por eso que debes votar, y salir mañana y votar por David Perdue", dijo. Acerca de Warnock, señaló que el pastor bautista afroamericano es "el candidato de izquierda más radical y peligroso que jamás haya buscado este cargo", y le indicó a la multitud, en su mayoría blanca, que "no apoya sus valores".

Durante su propio mitin en el estado, unas horas antes, Biden cuestionó los desafíos electorales en curso del presidente, diciendo que Trump pasa la mayor parte de su tiempo "lloriqueando y quejándose" en lugar de hacer "el trabajo".

"El presidente pasa más tiempo lloriqueando y quejándose que haciendo algo sobre el problema", dijo Biden en una parada de campaña en Atlanta, refiriéndose al lento proceso de distribución de la vacuna COVID-19.

"No sé por qué todavía quiere el trabajo, no quiere hacer el trabajo", agregó el presidente entrante sobre los esfuerzos de Trump para tratar de crear un camino hacia un segundo mandato.

Trump y Biden estuvieron en Georgia para abogar por los candidatos, un día antes de que los votantes decidan los ganadores de dos elecciones de segunda vuelta del Senado que determinarán qué partido controla esa Cámara durante su mandato que comienza el 20 de enero.

La zambullida del dúo en Georgia muestra lo que está en juego. El líder de la mayoría del Senado tiene el poder de controlar lo que llega a la sala, lo que significa que una barrida demócrata permitiría a Chuck Schumer, de Nueva York, mover los proyectos de ley respaldados por la administración de Biden y las nominaciones judiciales del presidente entrante.

Es probable que ambos sean bloqueados, con muy pocas excepciones, por el líder de la mayoría, Mitch McConnell. El republicano de Kentucky hizo precisamente eso durante su tiempo como líder del Senado mientras el demócrata Barack Obama era presidente.

Las encuestas tomadas justo antes y después de Navidad sugieren que ambas elecciones del Senado están cerradas. Algunos dieron a los dos candidatos republicanos una ligera ventaja, y otros adelantaron a los demócratas. Pero cada margen cayó bien dentro del rango de error de cada encuesta, lo que significa que las carreras parecen estar igualadas semanas después de que Biden ganara el estado.

Aunque Trump enfatizó la importancia del Senado como la "última línea de defensa" para detener una agenda demócrata de Biden, su mensaje principal fue un fraude electoral no probado.

"Corremos por todo el mundo diciéndole a la gente cómo llevar a cabo sus elecciones", dijo entre abucheos. "Ni siquiera sabemos cómo ejecutar el nuestro".

Relacionados

Mike Pence: El fiel soldado atrapado entre Trump y la Constitución

Georgia: Trump posa con congresista que apoya las teorías de QAnon

Trump repite teorías de conspiración en Georgia previo a elecciones