Donald Trump enfurece por no poder criticar a Anthony Fauci en Twitter, señala un reporte

Graig Graziosi
·2  min de lectura
<p>Trump habría dicho a sus allegados que “debió despedir a Fauci”</p> (Getty Images)

Trump habría dicho a sus allegados que “debió despedir a Fauci”

(Getty Images)

Donald Trump, que ya no está en el poder y está amordazado en línea, está furioso por no poder usar las redes sociales para arremeter contra el doctor Anthony Fauci.

Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y el rostro de la respuesta de la Casa Blanca a la pandemia de coronavirus, ha estado apareciendo en programas de noticias y realizando conferencias de prensa, durante las cuales no es precisamente tímido sobre su tiempo de trabajo con Trump.

El viernes, Fauci aseguró que el expresidente "muy probablemente" le costó vidas estadounidenses al difundir mentiras y desinformación sobre la pandemia de COVID-19.

"Fue muy claro que se dijeron cosas, ya sea sobre cosas como la hidroxicloroquina y otras cosas por el estilo, que realmente fueron incómodas porque no se basaron en hechos científicos", declaró. "No me complace en absoluto estar en una situación de contradicción con el presidente".

Fuentes que hablaron con el Daily Beast afirman que Trump ha estado observando con odio la gira de regreso de Fauci y está furioso porque se le ha prohibido responder en Twitter.

Al parecer, Trump se ha quejado de que el médico era "incompetente" y les está diciendo a sus allegados que desearía haberlo despedido mientras estaba en el cargo.

El presidente no puede despedir directamente a un empleado de la función pública, solo a personas designadas por motivos políticos.

El experto en enfermedades infecciosas dijo que era un "sentimiento algo liberador" "dejar que la ciencia hable" en lugar de tener que andar de puntillas para antagonizar a Trump. Según el médico, el personal de la Casa Blanca lo llamaría y lo castigaría por no dar informes positivos sobre el virus durante las conferencias de prensa.

A medida que crecía la notoriedad de Fauci, los críticos de Trump vieron al doctor como su contraste, una voz de experiencia y racionalidad junto a un presidente que actuó por impulso y en su propio interés. Finalmente, Trump dejó de lado al experto en enfermedades infecciosas y un médico que jugaría con la administración, Scott Atlas, que no tenía experiencia en enfermedades infecciosas, comenzó a aparecer en la televisión.

Después de derrotar a Trump en las elecciones de 2020, Joe Biden dejó en claro desde el principio que Fauci sería parte del esfuerzo de respuesta al coronavirus de su administración.

La cuenta de Twitter de Trump fue suspendida a raíz de la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos.

Twitter determinó que Trump estaba usando su plataforma para incitar a la violencia, lo que constituye una violación de los términos de servicio de la empresa.

En los días posteriores a los disturbios en el Capitolio, Trump fue prohibido en Facebook, Instagram, Twitch y TikTok y se eliminaron los canales dedicados a él en Reddit y Discord.

Los conservadores se apresuraron a llamar "censura" a las empresas privadas que hacen cumplir sus acuerdos de términos de servicio, aunque las quejas han caído en oídos sordos.

Relacionados

Anthony Fauci revela los problemas que afrontó por trabajar con Trump

COVID: Fauci afirma que la presión de Trump fue “escalofriante”

Fauci: “liberador”, hablar con evidencia científica sobre COVID-19