Don Mattingly dice adiós a los Miami Marlins como llegó: sin estridencias

David Santiago/dsantiago@miamiherald.com

Don Mattingly se va como llegó: sin estridencias. Este miércoles dejará el puesto de mando en el dugout a hacer quién sabe qué, pero con el respeto que emana de su personalidad calmada y segura. No se va contento, pero sí consciente de haber hecho todo a su alcance para ganar.

Ese es su principal lamento de todo este tiempo en el sur de la Florida. Salvo la anómala temporada de 60 juegos en el 2020, su estancia en los Marlins vivió momentos de media hacia abajo, marcado por algunas tragedias como la pérdida de José Fernández -eran muy unidos- y muy pocas alegrías en el terreno.

Cuando el anterior propietario Jeffrey Loria lo contrató en el 2016 dijo unas palabras proféticas: “espero que sea el último manager que contrate’’, sin saber que poco después vendería la franquicia y dejaría a Mattingly como custodio de una época que se acababa.

Siempre el buen soldado, Mattingly aceptó el hoy fracasado Plan Wolverine que presentó Derek Jeter cuando tomó el mando en La Pequeña Habana, aquella idea de crear olas y olas de talento nuevo y fresco a cambio de enviar a otras geografías a las estrellas establecidas.

Si le tocó vivir el proceso de transición de Loria, posteriormente se acomodaba a un Jeter que predicaba paciencia en lo que llegaba esa marejada de talento. Cuando el Capitán de los Yankees se cansó o lo cansaron de su responsabilidad en los Marlins, una vez más Mattingly era el que daba la cara en medio de la tormenta.

Una parte de la fanaticada le tilda de conservador, otros de haber quedado obsoleto entre los cambios del juego. El propio Mattingly comentó en una ocasión delante de la prensa que no había hecho cierto cambio para no molestar a la gente “de la oficina’’, dando a entender que su capacidad de maniobra era limitada.

Al final, los números dirán que Mattingly nunca pudo alcanzar ni siquiera las 80 victorias, que la contienda del 2020 con apenas 60 encuentros no representa nada por el impacto del COVID, pero las cifras frías no lo revelan todo en el caso de este dirigente que en un par de fechas más dirá adiós.

Mattingly siempre aportó una serenidad en los peores momentos, incluso cuando la franquicia parecía caerse a pedazos, incluso cuando los planes de sus superiores despertaban cuando menos sospechas. Ha trabajado con lo que ha tenido y hasta donde le ha alcanzado. Esa materia humana a su disposición no siempre ha sido suficiente, ni talentosa.

Al final, se va un hombre bueno, que ama las simples cosas y que siempre mantuvo una relación de respeto con todos, desde el propietario principal Bruce Sherman hasta el trabajador que riega la arcilla del diamante. Cualquier otro manager podrá superarlo en victorias y derrotas, pero en decencia y humanidad va a ser muy difícil.

MIGUEL ROJAS SERÁ OPERADO ESTE MIÉRCOLES

Miguel Rojas será operado este miércoles en Miami. El venezolano necesita una cirugía para “reparar un complejo de fibrocartílago triangular en su muñeca derecha’’ que se lesionó por primera vez el 21 de julio cuando se deslizó en la tercera base. Luego siguió jugando a pesar del dolor.

Víctor Mesa Jr. inconforme con temporada de Ligas Menores, pero espera encontrar oro en el otoño de Arizona

Ha sido una temporada difícil en general para Rojas, que batea solo .237/.282/.324 en 504 apariciones en el plato.

Está muy lejos de la línea ofensiva de .273/.336/.413 que registró en 682 apariciones en el plato en la contienda de 2020-21.

Las cosas han sido particularmente difíciles para Rojas desde la fecha de la lesión pues su promedio de bateo, OBP y porcentaje de slugging han estado por debajo de .300 en ese lapso de 208 viajes al plato.