Dolphins ponen un pie en playoffs, con triunfo sobre Raiders

JOSH DUBOY
·2  min de lectura
Ryan Fitzpatrick, quarterback de los Dolphins de Miami, es sujetado de la máscara por Arden Key, de los Raiders de Las Vegas, en el encuentro del sábado 26 de diciembre de 2020 (AP Foto/David Becker)

LAS VEGAS (AP) — Pese a que un rival le sujetaba la máscara, Ryan Fitzpatrick logró lanzar el pase que puede haber salvado la temporada de unos Dolphins que no se han cansado de hacer magia.

Fitzpatrick completó ese envío de 41 yardas con Mack Hollins, y Miami puso un pie en los playoffs el sábado, al superar 26-25 a los Raiders de Las Vegas.

El triunfo de Miami quedó sentenciado con un gol de campo de 44 yardas de Jason Sanders, cuando restaba un segundo de partido. Ello coronó la serie de 19 segundos que incluyó el envío milagroso de Fitzpatrick.

“Simplemente sentimos que necesitábamos una chispa, en busca de ganar el partido”, dijo el entrenador Brian Flores sobre la decisión de dejar en la banca al novato Tua Tagovailoa para recurrir a Fitzpatrick en el último cuarto.

“Si necesitamos un relevista en la novena entrada, lo traemos”, añadió el estratega de raíces hondureñas, usando términos del béisbol. “Fitz siempre está listo. Ingresó y movió bien el balón para nosotros. Fuimos capaces de hacer jugadas suficientes para ganar el partido”.

Los Raiders (7-8) prefirieron consumir tiempo y convertir el gol de campo que les dio la ventaja, en vez de buscar un touchdown. Josh Jacobs se dejó caer en la yarda 1 y Derek Carr puso una rodilla en tierra, antes de que Daniel Carlson acertara el gol de campo de 22 yardas, con 19 segundos restantes.

Sin embargo, los Dolphins mostraron su magia en la última serie. Fitzpatrick lanzó el pase profundo a Hollins, mientras era derribado por Arden Key de forma indebida.

El castigo movió el balón a la yarda 26 de Las Vegas, lo que dejó servida la mesa para el gol de campo de Sanders.

Los Dolphins (10-5) se colocaron medio juego encima de Baltimore en la lucha por los boletos de playoffs en la Conferencia Americana. Podrían asegurar su pasaje de comodín si se imponen en Buffalo la próxima semana.