Los Dolphins tienen un futuro prometedor con Tua como QB junto al entrenador McDaniel

Los Dolphins estuvieron a punto de avanzar a la segunda ronda de los playoffs, pero les faltó el extra de los campeones y sobre todo extrañaron el liderazgo de su quarterback titular Tua Tagovailoa y cayeron 34-31.

El novato Skylar Thompson demostró que el equipo de Miami no se equivocó al incluirlo en la lista de los 53 jugadores y aunque sus números no fueron brillantes no se achicó en el juego de comodines de la postemporada ante los Bills.

Nada que achacar al equipo, ni a su defensa, pese a permitir 34 puntos, y mucho menos a Mike McDaniel en su primer año como entrenador.

“Hay mucho que aprender en cada juego y en cada experiencia”, declaró .McDaniel.

”Fue una experiencia que te llena de humildad, pero también valida mucho y refuerza lo que realmente es este puesto: que estás al servicio para muchas personas que intentan hacer lo mismo. Tratar de orquestar eso no es fácil, pero seguro que vale la pena”.

Nunca se sabrá, pero es muy probable que de haber estado Tua los Dolphins se hubiesen llevado el triunfo ante Buffalo y hubieran prolongando su viaje en los playoffs.

La buena noticia es que Miami confirmó que Tagovailoa será el quarterback la próxima campaña lo cual indica que no tiene un mayor riesgo de sufrir una conmoción cerebral que otro jugador de la NFL.

La dirección de los Dolphins ha dejado la decisión en manos de los médicos quienes determinaron que puede volver a la actividad sin problemas.

“Diría que Tua es nuestro quarterback titular y lo será la próxima temporada. No sé cómo podríamos decirlo más claramente”, aseguró Chris Grier, su gerente general.

“Lo hablamos con los médicos y esperamos que regrese el próximo año 100 por ciento”.

Ahora llega el momento de tomar decisiones y entre ellas está decidir si se queda con sus tres quarterbacks o salen en busca de otro de mayor nivel.

De igual modo lo primero que los Dolphins tendrán que ver es si retienen a todos sus agentes libres o dejan ir a algunos.

También deben buscar refuerzos en aquellas posiciones más débiles, sobre todo en la línea ofensiva, pues la defensa estuvo bastante bien.

“Estoy muy orgulloso de la defensa, tanto del cuerpo técnico como de los jugadores, específicamente al final de la temporada”, comentó McDaniel.

“Creo que en los últimos tres juegos de la contienda regular, en un lugar de adversidad, encontraron su mejor versión”.

La llegada de los running backs Jeff Wilson y Raheem Mostert, el wide receiver Tyreek Hill, el linebacker Bradley Chubb y el offensive tackle Terron Armstead tuvo un gran impacto, pero también las lesiones de Tua y la de medio equipo, incluyendo el cornerback Byron Jones, quien no pudo jugar esta temporada.

Si bien se cumplió con el objetivo de llegar a los playoffs, en la próxima campaña la meta debe ser más alta e ir por el banderín de la Conferencia Americana o como mínimo avanzar a la segunda ronda de la postemporada.

Roma no se construyó en un día y los equipos que están ahora en la cima tardaron años en reconstruirse. Miami va por el buen camino y con un par de buenos refuerzos puede estar dando la batalla.

La mayor duda es la salud de Tua. Con él en la cancha Miami ganó ocho de nueve partidos y resultó uno de los mejores quarterbacks de la NFL, avalado por las estadísticas, a las cuales contribuyeron notablemente las grandes actuaciones de los wide receiver Hill y Jaylen Waddle.

Sin duda ha sido una buena campaña, hay buena madera para trabajar para la próxima y solo falta pulirla y tallarla.

Con Tua y McDaniel el futuro es prometedor.

“Diría que fue una temporada exitosa, pero no estoy conforme, indicó Grier.

“Fue emocionante ver a los muchachos competir, pese a las lesiones, en un desconocido ambiente de playoffs y remontar 17 puntos ante Buffalo y tener al final la oportunidad de empatar o ganar el partido. Estamos decepcionados por haber perdido, pero muy emocionados con el futuro”.