Documentos revelan que cientos de soldados rusos desertaron para no combatir en Ucrania

·6  min de lectura
Un soldado ucraniano pasa junto al cuerpo de un soldado ruso tirado en el suelo después de que las tropas ucranianas retomaran la aldea de Mala Rogan, al este de Kharkiv, el 30 de marzo de 2022
FADEL SENNA

KIEV.- Cientos de soldados rusos escaparon de los combates en Ucrania o se negaron a participar durante las primeras etapas de la guerra, según documentos militares vistos por The Wall Street Journal, así como por los soldados acusados y los abogados que los defienden.

Analistas militares y funcionarios ucranianos dicen que hubieron muchos más.

El Ejército de Rusia tropezó gravemente al principio de su invasión de Ucrania y sufrió miles de bajas y la pérdida de una cuarta parte estimada de su equipo militar desplegado, dijo en abril un alto funcionario del Pentágono. Las deserciones y la insubordinación de soldados, efectivos del Ministerio del Interior y miembros de la Guardia Nacional agravaron el problema.

Las deserciones colocan a las autoridades rusas en un aprieto sobre cómo castigar a quienes se niegan a servir sin llamar más la atención sobre el tema, dijeron expertos en defensa. El Ejército ruso tiene poca mano de obra y busca reclutas para ayudar a cambiar el rumbo en Ucrania.

Guerra en Ucrania; Ukraine; 100 días de guerra; Rusia; Russia; fotos del día;
ANATOLII STEPANOV


Soldados ucranianos disparan con rifles de asalto en una trinchera en la línea del frente con tropas rusas en Lugansk (ANATOLII STEPANOV/)

Hasta ahora, las sanciones se han limitado en gran medida a despidos formales del servicio. Debido a que Rusia no ha declarado la guerra a Ucrania, también hay pocos fundamentos legales para presentar cargos penales contra quienes se niegan a servir en el extranjero, según un abogado y exasistente del fiscal militar que defiende a los soldados despedidos por insubordinación.

“Mucha gente no quiere pelear”, dijo Mikhail Benyash, un abogado ruso que representa a una docena de miembros de la Guardia Nacional, una fuerza militar nacional que sofoca las protestas en Rusia. Benyash está ayudando a los soldados que apelaron su despido después de que rechazaron las órdenes de ingresar a Ucrania en febrero, según documentos de la Guardia Nacional. Se envió a miembros de la guardia a Ucrania para patrullar las calles y reprimir la disidencia en las zonas ocupadas.

Los funcionarios del gobierno en Moscú no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El soldado ruso Albert Sakhibgareev, de 24 años, fue enviado a la región rusa de Belgorod el 8 de febrero para realizar ejercicios militares, dijo. Después de que el presidente Vladimir Putin pronunció su discurso el 21 de febrero en el que descartó el derecho de Ucrania a ser un Estado, Sakhibgareev dijo que a la mayoría de las tropas en su base les confiscaron sus teléfonos y les dijeron que usaran chalecos antibalas. Descargaron proyectiles y municiones de camiones de la era soviética pero no sabían lo que estaba por venir.

Foto del soldado ruso Albert Sakhibgareev, proporcionada por su abogado Almaz Nabiev
The Wall Street Journal


Foto del soldado ruso Albert Sakhibgareev, proporcionada por su abogado Almaz Nabiev (The Wall Street Journal/)

Se despertó sobresaltado por el fuego de artillería cerca del amanecer del 24 de febrero. Dos proyectiles cayeron a un kilómetro y media de su cuartel en el lado ruso de la frontera con Ucrania. Helicópteros militares y otras aeronaves sobrevolaban el lugar y parecían dirigirse a la batalla. Sakhibgareev dijo que se enteró de lo que estaba sucediendo solo después de leer furtivamente un titular de noticias en Telegram: “Rusia invade Ucrania”. Se asustó, huyó de la base militar y se escondió.

“Ninguno de nosotros quería esta guerra”, dijo Sakhibgareev. Su madre, Galina Sakhibgareeva, dijo que su hijo se alistó por patriotismo y porque había pocas oportunidades profesionales en su pequeño pueblo en la región rusa de Ufa, ubicada a unas 700 millas al este de Moscú.

Una carrera militar era una oportunidad para ganarse la vida. “Crié a un hijo alto y atlético y lo entregué por la defensa del país”, dijo.

Imágenes de satélite de la empresa espacial estadounidense Maxar muestran movimientos de tropas en el este de Rusia y en Bielorrusia, el 21 de febrero pasado
Twitter


Imágenes de satélite de la empresa espacial estadounidense Maxar muestran movimientos de tropas en el este de Rusia y en Bielorrusia, el 21 de febrero pasado (Twitter/)

Benyash, el abogado, dijo que varios días después de publicar una publicación del 24 de marzo sobre sus casos de la Guardia Nacional, más de 1000 miembros del servicio y empleados del Ministerio del Interior, que supervisa la policía en Rusia, solicitaron asistencia legal. Muchos desafiaron las órdenes de ingresar a Ucrania para combatir o reprimir las protestas en las ciudades ocupadas por las fuerzas rusas, dijo.

El 17 de marzo, el grupo ruso de derechos humanos Agora lanzó un canal de Telegram donde los miembros del servicio y sus familiares podían buscar ayuda legal por negarse a recibir órdenes. Pavel Chikov, director del grupo, dijo que 721 miembros del ejército y las fuerzas de seguridad respondieron durante los siguientes 10 días.

Un decreto militar del 4 de marzo firmado por un comandante de base ruso ordenó el despido de varios cientos de militares que rechazaron las órdenes mientras estaban de servicio cerca de la frontera con Ucrania, según una copia del documento vista por el Journal. No está claro si los exsoldados enfrentaron más sanciones.

Otro documento visto por el Journal, firmado por un juez de un tribunal militar en la ciudad de Nalchik y fechado el 25 de mayo, rechazó una apelación de 115 miembros de la Guardia Nacional de Rusia que fueron despedidos del servicio por negarse a ingresar a Ucrania a fines de febrero y principios de marzo.

La ley rusa contempla penas de hasta 10 años de prisión para los miembros del servicio que abandonen los deberes jurados. Los desertores pueden evitar los cargos penales si pueden demostrar que actuaron bajo una inmensa presión o tuvieron problemas personales que los impulsaron a huir. Los miembros del servicio también tienen derecho a rechazar órdenes que consideren ilegales.

El castigo por rechazar órdenes en lo que Putin llama una “operación militar especial” en Ucrania hasta ahora se ha limitado a despedir soldados sin pagar salarios atrasados o despojándolos de planes hipotecarios especiales y otros beneficios de servicio, dijo Pavel Luzin, un militar experto en defensa basado en Moscú.

“Si exagera estos casos, el gobierno sin darse cuenta amplificará la escala de la deserción, que es pequeña en términos porcentuales pero seguirá creciendo”, dijo.

Un mensaje estampado en la identificación militar de un soldado ruso dado de baja decía: “Propenso a la traición, el engaño y la deshonestidad. Se negó a participar en la operación militar especial”, según una fotografía publicada el mes pasado por el abogado de los soldados, Maksim Grebenyuk.

‘Trae a tus abogados’

Las transcripciones de dos archivos de audio supuestamente grabados por soldados y publicados el 22 de abril por el medio independiente ruso Mediazona documentaron casos de soldados que rechazaron órdenes.

“No puedes no ir”, dijo un comandante de la base en una grabación escuchada por el Journal. “Si no vas allí, pasarás 15 años pisoteando el patio [de la prisión]”.

El soldado dijo que había hablado con abogados que dijeron que no se arriesgaba a ir a prisión por negarse a luchar en Ucrania.

“Traiga a sus abogados aquí”, respondió el comandante. “Tendremos una charla con ellos”.

Las agencias de inteligencia occidentales dicen que hay amplia evidencia de caos y desorden entre las fuerzas rusas en Ucrania.

Por Matthew Luxmoore

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.