El documento de marzo con el que se está presentando a Suiza como el monstruo en la gestión del coronavirus

Javier Taeño
·4  min de lectura

Europa vive una segunda ola de coronavirus que está golpeando con más dureza que la primera a la gran mayoría de países, que día tras día siguen batiendo récords de contagios. Uno de los más afectados está siendo Suiza. La nación helvética tiene un ratio de incidencia de casi 500 contagios por cada 100.000 habitantes, lo que ha provocado que duplique las cifras de los países de su entorno (está por encima de España, dobla a Italia o a Austria y multiplica por cinco a Alemania).

Mientras que en la primera ola, el récord de positivos diarios se situó por debajo de los 1.500, en esta segunda la pandemia está fuera de control y Suiza ha llegado a marcar hasta 6.634 casos el pasado 23 de octubre. Una cifra muy elevada teniendo en cuenta que su población es de apenas 8,5 millones de personas.

La segunda ola de coronavirus hace temer una saturación de los hospitales suizos. (Laurent Gillieron/Keystone via AP)
La segunda ola de coronavirus hace temer una saturación de los hospitales suizos. (Laurent Gillieron/Keystone via AP)

Esta situación sanitaria tan preocupante, que puede seguir agravándose en las próximas semanas, provoca que los hospitales y sus unidades de cuidados intensivos puedan llegar a saturarse de enfermos de coronavirus y no haya sitio para todos. Un hecho que ha provocado una ola de desinformación en los últimos días en lo que se refiere al protocolo que siguen las autoridades sanitarias cuando alcanzan una situación límite.

Abrió la veda el periódico italiano La Stampa, que reveló la existencia de un documento elaborado por la Academia Suiza de Ciencias Médicas en el que se establecen varios niveles de toma de decisiones en el caso de que no haya suficientes camas disponibles de cuidados intensivos. Así, se establecen criterios de exclusión para personas mayores de 85 años o aquellos que tengan 75 años y patologías previas como cirrosis hepática, insuficiencia renal crónica estadio III o supervivencia estimada menor de 24 meses.

En el documento también se contempla que sí que haya sitio en cuidados intensivos, pero los recursos sean limitados. En esta situación, los criterios de exclusión son parada cardíaca recurrente, enfermedad oncológica con esperanza de vida inferior a 12 meses, demencia severa o enfermedad degenerativa en estado terminal, entre otros. En todo caso, la decisión final siempre estará en manos de los médicos.

La segunda ola de coronavirus está provocando récords de casos en Suiza (Worldometers.info).
La segunda ola de coronavirus está provocando récords de casos en Suiza (Worldometers.info).

Las revelaciones de La Stampa han tenido una gran incidencia en medios de comunicación internacionales y en España las principales cabeceras se han hecho eco de que Suiza priorizará a unas personas por encima de otras en el caso de que la situación se descontrole. Unos procedimientos controvertidos que tienen un gran peso sobre la conciencia de los sanitarios y que pueden llegar a ser criticados socialmente, ya que no se produce una igualdad de condiciones.

Sin embargo, ni el documento ni los criterios que contiene son novedosos ni cuentan nada que no se supiera desde el pasado mes de marzo cuando se produjo la primera ola. Pese a que el medio italiano revela el triaje de pacientes como actual, lo cierto es que el texto se remonta al 24 de marzo de 2020, momento en el que se actualizó a la situación actual una guía de procedimientos de intervenciones en cuidados intensivos que está fechada en el año 2013.

El documento no es noticia, ya que se remonta al 24 de marzo de 2020, aunque proviene de una guía de procedimientos de 2013. (Academia Suiza de Ciencias Médicas)
El documento no es noticia, ya que se remonta al 24 de marzo de 2020, aunque proviene de una guía de procedimientos de 2013. (Academia Suiza de Ciencias Médicas)

De hecho la existencia de este tipo de procedimientos en situaciones de emergencias no es exclusiva de Suiza, sino que suele existir en cualquier sistema sanitario del mundo. Por ejemplo, a principios de abril de 2020 se reveló un documento interno del Sistema de Emergencias Médicas en el que se avalaba limitar la ventilación mecánica a mayores de 80 años en Cataluña. En esta guía se señalaba que prevalecía el criterio clínico del médico y el estado de salud previo del paciente por encima de la edad.

En los sistemas sanitarios los recursos son limitados y no suelen estar preparados para recibir a un gran número de pacientes al mismo tiempo, de ahí la insistencia en todo momento por doblegar la curva de contagios. Si se consigue que los casos no sigan creciendo exponencialmente, los hospitales no se saturan y así se puede ir dando tratamiento y respuesta a todos los enfermos, reduciendo al máximo el número de fallecidos.

Por tanto, el procedimiento que se sigue en Suiza es el habitual en todos los lugares y se establece una lista de prioridades en función de cada situación y de las necesidades que haya. Está por ver si finalmente el país logra evitar que sus hospitales se saturen o si por el contrario alcanza una situación límite, lo que obligaría a estas medidas extremas.

EN VÍDEO I Aislada por el coronavirus, una mujer de 104 años suplica: “Debo ver a mis hijos, porque se me está acabando el tiempo”

Más historias que te pueden interesar: