Documento. En el acta de egreso de la clínica se afirmó que Maradona no tenía el alta médica

LA NACION
·2  min de lectura

En el escrito, encabezado como Continuidad terapéutica de DM [por Diego Maradona] de la Clínica Olivos, donde fue operado de un "hematoma subdural", se describe que si bien podía ser "externado", el máximo ídolo del fútbol mundial no tenía el alta médica.

Así surge del documento, que ya está en poder de la Justicia y al que tuvo acceso LA NACION. "La prepaga Swiss Medical propuso continuar con un tratamiento psiquiátrico, clínico y de rehabilitación y toxicológico bajo la modalidad de internación en un centro de rehabilitación con un equipo psiquiatría de apoyo, pero la propuesta no fue aceptada por la familia", se dejó constancia en el escrito, firmado por Giannina y Jana Maradona, dos de las hijas de Diego; el neurocirujano Leopoldo Luque, y el director médico de la Clínica Olivos.

En otro de los párrafos se explicó que el equipo médico tratante, Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov -cuyo consultorio fue allanado esta mañana-, "prescribió, y la familia aceptó, el seguimiento y atención médica domiciliaria del paciente, y solicitó a Swiss Medical acompañamiento con cuidados domiciliarios de enfermería y acompañamiento terapéutico".

Se aclaró que en la casa donde transcurriría el tratamiento domiciliario se debía contar con acompañamiento familiar en el momento de la prestación de los servicios o de "un tercero en quien la familia delegue esta responsabilidad".

"El seguimiento médico queda a cargo del equipo médico tratante y por los profesionales elegidos por el paciente y su familia, ajenos a Swiss Medical", se detalla en uno de los últimos puntos del documento.

La investigación sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Maradona se enfoca en la hipótesis de un eventual homicidio culposo por negligencia en la atención médica del Diez durante su convalecencia en la casa del lote 45 del barrio privado San Andrés, de Tigre. La causa está a cargo de la fiscal de Benavídez Laura Capra y de los fiscales generales adjuntos de San Isidro, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren.

La decisión de formar un equipo especial de investigadores fue tomada por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, poco después de que conociera la conmocionante muerte de Maradona, el miércoles pasado.