Docentes en EEUU, en la primera fila de la guerra cultural

·2  min de lectura
La maestra Liz Wagner, del distrito escolar de Waukee, en Urbandale, Iowa, posa para una fotografía en su casa el jueves 23 de diciembre de 2021. Los docentes en Estados Unidos se encuentran en la primera fila de la guerra cultural al llegar el primer aniversario del asalto al Capitolio. (AP Foto/Charlie Neibergall) (ASSOCIATED PRESS)

MISSION, Kansas, EE.UU. (AP) — Lo que los estudiantes de Estados Unidos aprendan sobre el violento asalto al Capitolio del 6 de enero del año pasado puede depender de dónde vivan.

En un suburbio de Boston en un Massachusetts fuertemente demócrata, el profesor de historia Justin Voldman dijo que sus estudiantes pasarán el día escribiendo en un diario sobre lo que sucedió y hablando sobre la fragilidad de la democracia.

“Creo firmemente que hay que hablar de esto”, dijo Voldman, quien enseña Historia en la escuela Natick High School, a 24 kilómetros (15 millas) al oeste de Boston. Como nieto de un sobreviviente del Holocausto, dijo que “es justo establecer paralelismos entre lo que sucedió el 6 de enero y el auge del fascismo”.

Voldman dijo que se siente afortunado: “Hay otras partes del país donde... tendría miedo de ser maestro”.

Liz Wagner, maestra de Estudios Sociales de octavo y noveno grado de primaria en un suburbio de Des Moines en un Iowa cada vez más republicano, recibió un correo electrónico de un administrador el año pasado, advirtiendo a los maestros que tengan cuidado al abordar el tema.

“Supongo que yo era tan, no sé si ingenua es la palabra apropiada, pero quizás estaba exhausta por el ciclo escolar durante la pandemia el año pasado, para entender cuán controvertido iba a ser esto”, afirmó.

Algunos estudiantes le cuestionaron a Wagner el año pasado cuando se definió si lo sucedido fue una insurrección. Ella respondió pidiéndoles que leyeran la definición de diccionario de la palabra. Este año, probablemente mostrará a los estudiantes videos de la protesta y les pedirá que escriban sobre lo que muestran las imágenes.

“Esto es lo que tengo que hacer para asegurarme de no molestar a nadie”, explicó Wagner. “El año pasado estuve en la primera fila de la guerra contra el COVID, tratando de esquivarlo, y ahora estoy en la primera fila de la guerra cultural y no quiero estar allí”.

Con multitudes gritando en las reuniones de los consejos escolares y los comités de acción política invirtiendo millones de dólares en las contiendas para que sean elegidos los candidatos conservadores, explicar a los estudiantes lo que sucedió el 6 de enero de 2021 es cada vez más tenso.

A los docentes se les está dejando ahora decidir cómo -o si lo harán- enseñar a sus alumnos sobre los eventos que se encuentran en el corazón de la división del país. Y las lecciones a veces varían en función de si están en un estado dominado por los republicanos o en uno controlado por los demócratas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.