Docentes de Buenos Aires exigen que cesen las clases presenciales por la pandemia

Agencia EFE
·2  min de lectura

Buenos Aires, 14 abr (EFE).- Docentes de las escuelas de Buenos Aires realizaron este miércoles un cese de actividades y encabezaron movilizaciones para reclamar el fin de la presencialidad en las aulas debido al aumento de los contagios de coronavirus en las últimas semanas.

"Nosotros estamos exigiendo la suspensión de la presencialidad en la escuelas dado el gravísimo incremento de contagios. Estamos pidiendo vacunación para toda la población, pero específicamente para el personal docente y no docente que trabaja en las escuelas", señaló a Efe María Isabel Grau, secretaria de prensa de la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys), organización que convocó la protesta y que congrega a unos 3.000 trabajadores de la educación.

El reclamo incluye también "equipos y conectividad gratuita para las familias de la comunidad educativa".

"Y que haya un ingreso de emergencia para las familias trabajadoras que lo necesitan, dado que la suspensión de la presencialidad seguramente implicará dificultades en términos de trabajo para muchas familias", agregó Grau.

Además del cese de actividades, convocaron una "movilización en caravana educativa de autos" desde el Congreso nacional hasta la sede del Ministerio de Educación.

La protesta estuvo apoyada por el sindicato de Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), que cuenta con cerca de 15.000 afiliados y que también exige el fin de las clases presenciales en zonas de alta transmisión viral.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, descartó un cierre total de las escuelas, si bien dejó abierta la puerta a posibles restricciones en las zonas más afectadas.

"Si tiene que haber una disminución de presencialidad por la segunda ola, no debería implicar la suspensión absoluta, puede restringirse en zonas que presenten mayor complejidad como aporte a la baja en la circulación, siempre considerando la menor unidad geográfica posible", publicó en su perfil de Twitter.

Trotta agregó que "en este escenario de complejidad, las restricciones deben estar vinculadas a los ámbitos sociales no protocolarizados que se desarrollan fuera de la escuela".

Las clases presenciales en Buenos Aires, al igual que en el resto de país, se suspendieron con el inicio de la pandemia el 16 de marzo de 2020, 4 días antes del comienzo de la cuarentena, y tras casi todo un curso de educación a distancia la presencialidad se retomó con el inicio del actual periodo lectivo el 17 de febrero.

Argentina transita desde hace semanas un aumento en la cifra diaria de contagios, que las autoridades calificaron de segunda ola y que ya provocó un primer paquete de medidas por parte del Gobierno, que incluyen un toque de queda a la circulación entre las 00.00 y las 6.00 horas y el uso exclusivo de transporte público para el personal esencial, que también podrán utilizar alumnos y docentes.

Según las cifras oficiales, en Argentina se han reportado 2.579.000 contagios y 58.174 fallecimientos.

(c) Agencia EFE