La divulgación de las fotos fue clave para la captura de los sospechosos de asesinar a una niña

Jocelyn Nungaray, de 12 años, apareció estrangulada en un arrollo de Houston y la policía arrestó a dos inmigrantes indocumentados sospechosos del crimen.