Divide a Suecia política de inmigración tras ataque

Por MATTI HUUHTANEN y JAN M. OLSEN
Banderas de Suecia y flores recuerdan a los fallecidos en un atropello cerca de la tienda Ahlens, en un presunto ataque extremista, en el centro de Estocolmo, Suecia, el 8 de abril de 2017. (AP Foto/Markus Schreiber)

ESTOCOLMO (AP) — Los suecos se encuentran divididos sobre las hospitalarias políticas de inmigración del país dos días después de que un solicitante de asilo de Uzbekistán presuntamente mató a cuatro personas en el ataque extremista más letal en Estocolmo en años.

La capital sueca recuperaba el domingo lenta pero resueltamente su ritmo normal conforme surgían detalles sobre el sospechoso de 39 años. La policía reveló que en diciembre se le ordenó al hombre abandonar el país luego que su solicitud de un permiso de residencia fuera rechazada seis meses antes.

En lugar de ello, al parecer se ocultó y eludió los intentos de las autoridades para rastrearlo y deportarlo, hasta que un camión de reparto de cerveza que había sido robado atropelló a varias personas en una calle peatonal y terminó dentro de una tienda departamental de lujo el viernes con él al volante.

"Me genera frustración", dijo el primer ministro Stefan Lofven a la agencia de noticias sueca TT el domingo.

Las autoridades sabían que el presunto atacante, que se encuentra detenido bajo sospecha de cargos de terrorismo, "era simpatizante de organizaciones extremistas", de acuerdo con Jonas Hysing, de la policía nacional sueca.

Una segunda persona fue arrestada el domingo por los mismos cargos potenciales, y otras cuatro están retenidas por la policía; ninguna de ellas ha sido identificada.

Funcionarios de seguridad en la vecina Noruega, donde un solicitante de asilo ruso de 17 años fue detenido el domingo en relación a un artefacto explosivo hallado cerca de una estación del tren subterráneo, hablaron sobre el alarmante potencial de un efecto de emulación.

La agencia de seguridad noruega indicó que no estaba claro si el adolescente planeó realizar un ataque con el primitivo artefacto de fabricación casera que desactivó la policía sin que hubiera heridos. Benedicte Bjornland, director de la agencia, señaló que era probable que el joven se hubiera inspirado en ataques recientes ocurridos en Estocolmo, Francia, Alemania, Gran Bretaña y Rusia.

"Los ataques demuestran la facilidad con la que este tipo de atentados pueden realizarse, y muestra a otros que es posible realizar algo similar", dijo Bjornland.

Suecia ha sido conocida desde hace mucho tiempo por su política de puertas abiertas hacia inmigrantes y refugiados. Pero después que la nación escandinava de 10 millones de habitantes recibió una cifra récord de 163.000 refugiados en 2015 —la tasa per cápita más alta en Europa— el gobierno ha tratado de ser más selectivo respecto a qué recién llegados permite que se queden.

La policía sueca destacó el domingo que ha recibido aproximadamente 12.500 reportes de la Junta Sueca de Migración sobre personas que, como el conductor del camión usado en el ataque, se han quedado en el país después del vencimiento de su permiso.

El atacante eludió a las autoridades proporcionando una dirección falsa a la policía luego que su solicitud de residencia fuera rechazada en junio de 2016, señaló Hysing, director operativo de la investigación sobre el ataque.

___

Olsen reportó desde Copenhague. Hakan Kaplan y Pietro DeCristofaro en Estocolmo contribuyeron a este despacho.