El divertido encuentro de Ed Sheeran con el Príncipe Harry: "¡Es como mirarme al espejo!"

LA NACION

Desde la cuenta oficial de los duques de Sussex, se dio a conocer este miércoles un video donde el Príncipe Harry recibe la sorpresiva visita del cantante Ed Sheeran. Más tarde subieron otro video que explica el motivo del encuentro.

El gracioso intercambio que protagonizaron los pelirrojos comienza en el primer clip cuando el intérprete de "Photograph" toca la puerta. Cuando se ven por primera vez, el príncipe atiende sonriente y bromea: "¡Wow! ¡Es como mirarme en el espejo!", mientras le da la mano a la estrella pop de 28 años. En el video no sólo comparten el cabello colorado, sino que también se los ve a ambos vestidos con una chomba gris.

A pesar de la breve duración del adelanto, se pueden apreciar varios detalles interesantes. Primero, cuando Sheeran toca el timbre se escucha la primera estrofa que dice "Dios Salve a la reina". Esta melodía real es una de las pistas que devela dónde fue grabado ese momento. También se alcanza a ver un cuadro colgado en la pared con un retrato del día de la boda de la Princesa Emilia, con Jack Brooksbank, hecho que confirma que fue filmado en la casa de la prima de Harry.

"¿Puedo entrar con las cámaras?", pregunta Sheeran, y Harry le responde: "Por supuesto, entren chicos". Este encuentro está relacionado con la conmemoración del Día de la Salud Mental, que se celebra el próximo jueves. Ambos apoyan la causa y según la revista People, se cree que sorprenderán con una charla juntos tratando el tema.

"Creo que hay un gran estigma con las enfermedades mentales, y eso no está bien. Todos han experimentado un trauma o es probable que lo experimenten en algún momento de sus vidas. Tenemos que intentar aprender a cambiar nuestra forma de hablar del tema", ya había dicho el esposo de Megan Markle en su gira por África.

Sheeran tiene algunos lazos con la familia real: en 2017 obtuvo un reconocimiento por sus servicios a la música del Príncipe Carlos. También, la revista People informa que el ganador del Grammy tiene una cicatriz en la cara de cuando su amiga, la Princesa Beatriz, lo lastimó sin querer con una espada durante una demostración de esgrima en una fiesta.