Una nueva disputa entre Guzmán y el Instituto Patria podría demorar el aumento de tarifas de gas

Sofía Diamante
·4  min de lectura
El incremento de la factura de gas será del 32% promedio a partir de abril
Ricardo Pristupluk

Apenas transcurridas las dos audiencias públicas a las que convocaron por caminos separados la Secretaría de Energía y el Enargas (el ente regulador) para aumentar las tarifas de gas, desde ayer comenzó a trascender que podría ser necesaria una nueva audiencia pública, lo cual haría demorar aún más la implementación del nuevo cuadro tarifario de transición.

Se trata de un nuevo capítulo de la interna entre el ente regulador, dirigido por Federico Bernal, que responde al Instituto Patria, y la Secretaría de Energía, que depende del Ministerio de Economía.

Por qué YPF puede aumentar sus precios, pero el resto de las empresas no

En el ente dejaron entrever que, si la Secretaría decide aumentar el valor que pagan los usuarios por el gas (que representa alrededor de la mitad del precio final de la tarifa y que actualmente el Estado subsidia en un 60%), será necesario convocar a una nueva audiencia para incorporar esta nueva información. En la cartera que dirige Darío Martínez, sin embargo, dicen que no es necesario.

“Es lo que dicta el marco regulatorio. Si modifican el precio de lo que figura ahora en el contrato de las distribuidoras, se modifica el cuadro tarifario. En esa nueva audiencia, donde además tienen que participar las productoras, el ente decide si trasladar ese precio, una parte de eso, o no”, explicaron en el Enargas.

En la Secretaría de Energía, en cambio, señalan que “las audiencias públicas no son vinculantes”. “No hace falta convocar a una nueva audiencia. La información que presentamos es abundante y es oficial, como para que tanto los consumidores como las empresas evalúen los escenarios posibles”, dijeron.

El debate también se traslada a los consultores energéticos. Algunos opinan que, como está declarada la emergencia energética y el ente está intervenido, la ley faculta a los entes a interrumpir los marcos regulatorios. Sin embargo, otro analista, que habló también en off, dijo: “acá las emergencias parecen permitirles cualquier cosa a los funcionarios; después terminan procesados”.

Más allá del debate, el Enargas convocó a la audiencia pública del martes pasado después de que la Secretaría de Energía haya llamado a su audiencia del día anterior y sabiendo que el objetivo del Ministerio de Economía era aumentar el precio de gas que pagan los usuarios en sus tarifas para reducir el gasto en subsidios.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el jueves 18 de marzo

“Bernal sabía que es necesaria una nueva audiencia pública si se modifica el precio del gas natural y no incluyó en la orden del día el pase a tarifa. Hizo mal en llamar a audiencia al otro día de la del gas [la de la Secretaría] porque sabía que no iba a estar definido el precio. Y Energía hizo mal en no proponer cuál era el precio o subsidio que quiere tener. Por lo tanto, no se sabe para qué fue esa audiencia”, comentó un exfuncionario que ahora es consultor sobre temas energéticos.

Durante la audiencia pública de la Secretaría de Energía, la subsecretaria de Hidrocarburos, Maggie Luz Videla Oporto, dijo que en 10 días hábiles presentarán un informe final y en 30 días hábiles emitirán una resolución para comunicar qué harán con el precio de gas que paga la demanda.

La intención del ministro de Economía, Martín Guzmán, es que las tarifas aumenten entre 26% y 35% para cumplir con el objetivo del presupuesto: los subsidios a la energía se deben mantener constantes en torno de 1,7% del PBI. Se trata de un tema no menor para Guzmán, sobre todo mientras está en Estados Unidos negociando un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por el lado del Enargas, la intención es que las tarifas aumenten un solo dígito. Esto significa darles un incremento solo a las empresas de transporte y distribución de gas, pero no implica una reducción en los subsidios, ya que el precio del gas se mantendría igual en pesos. De hecho, según cálculos privados, se incrementarían hasta llegar al 2% del PBI.

Se licitó la contratación del buque regasificador de Bahía Blanca

Se licitó la contratación del buque regasificador de Bahía Blanca y se presentaron dos empresas: Total y Excelerate. Ambas compañías ofrecieron precios menores al contrato vigente que tiene YPF con el buque de Escobar (que es de Excelerate). Según pudo saber LANACION, la petrolera francesa licitó el precio menor.

Además, la empresa estatal Ieasa (ex Enarsa) realizó una compulsa para adquirir 24 buques de gas licuado (GNL) para el consumo invernal y se presentaron 14 empresas, que ofrecieron un precio promedio de US$6,5 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector). El total de la licitación alcanzó los US$330 millones.

“Estamos muy satisfechos con esta licitación en la que participaron empresas de GNL de primer nivel, y hemos obtenido un precio que superó nuestras expectativas, ya que es inferior al que se venía analizando en el mercado internacional”, dijo Martínez.