Dispuestos a "defender su tierra", los civiles ucranianos se preparan ante una eventual invasión rusa

·3  min de lectura

En una zona boscosa a las afueras de Kiev, unas falsas tropas rusas rodean a los reservistas del ejército ucraniano, vestidos de camuflaje.

Los aspirantes a soldados, entre los que hay arquitectos o investigadores, responden a los disparos con réplicas de rifles Kalashnikov, mientras las granadas de humo explotan a su alrededor.

"Creo que todo el mundo en este país debe saber qué hacer... si el enemigo invade el país", afirma a la AFP Daniil Larin, un estudiante universitario de 19 años, durante una pausa en los ejercicios.

Larin es uno de los 50 civiles ucranianos que condujeron desde Kiev hasta una fábrica soviética de cemento abandonada para entrenarse durante el fin de semana sobre cómo defender su país de una posible invasión rusa.

Decenas de civiles se han unido a las filas del ejército reservista de Ucrania en los últimos meses ante el miedo de un asalto de Rusia, a la que Kiev acusa de concentrar 100.000 soldados en sus fronteras.

Con sus 215.000 efectivos, el ejército ucraniano lleva desde 2014 inmerso en un conflicto con los separatistas prorrusos del este del país, que habría dejado cerca de 13.000 fallecidos.

Aunque Moscú niega cualquier plan de invasión, el presidente ruso, Vladimir Putin, no excluye una respuesta militar si la OTAN, a la que Ucrania quiere adherirse, se expande hacia el este.

El cuerpo de reservistas ucraniano, que ha explotado hasta los 100.000 miembros, aprende estos días "cómo manejar armas, cómo comportarse en el campo de batalla, cómo defender ciudades", cuenta Larin a la AFP.

- Vivir con la guerra -

Marta Yuzkiv, una doctora de 51 años, cree que el ejército ruso es "ampliamente superior" al de Ucrania, pero el riesgo de una escalada militar es "bastante alto" como para unirse a la reserva.

"Solo tendremos una oportunidad si todos estamos listos para defender nuestra tierra", dice.

Desde que se unió a la reserva a finales de abril, Yuzkiv se entrena varias horas al día cada domingo tanto aportando asistencia médica como disparando rifles automáticos y creando puntos de control.

Aunque el ejército le haya dado un uniforme militar, ella compró de su bolsillo el casco, el chaleco antibalas y unas gafas tácticas.

Su grupo de aprendices forma parte de un batallón de reservistas entrenado para defender Kiev si se produce un ataque contra la mayor ciudad de Ucrania.

Vadym Ozirny, comandante de batallón, explica que, tras reunirse en un punto de encuentro, los reservistas van a trabajar para proteger edificios administrativos e infraestructuras críticas, así como asistiendo a la evacuación de residentes.

"Con el equipamiento, las armas y las órdenes de mando, esta gente debe ser capaz de defender su hogar", añade Ozirny.

Denys Semyrog-Orlyk, uno de los reservistas más experimentados, dice que está listo para enfrentarse a una ofensiva real.

"Llevo ocho años viviendo con la idea de que hasta que no le demos a Rusia un buen golpe en la cara, no nos dejarán en paz", afirma este arquitecto de 46 años a la AFP.

"Entiendo perfectamente que soy un militar. Me pueden llamar a filas y tengo que actuar como un militar".

dg/emg/grp/eg/jvb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.