Cura deja los hábitos en el medio del sermón: "No estoy dispuesto a asumir una doble vida"

LA NACION

No fue una misa cualquiera la del último domingo en la parroquia San Agustín y Nuestra Señora del Rosario, en Valle Fértil, San Juan. El Padre Nelson Cuello la finalizó con un anuncio: dejaría el sacerdocio por razones personales. Terminó el sermón y se fue.

Pero no se trató de una decisión repentina. Según un comunicado del Arzobispo de San Juan de Cuyo, Monseñor Jorge Lozano, Cuello venía conversando sobre su salida hace varios meses con las autoridades.

A las pocas horas, comenzaron a circular rumores en portales de toda envergadura afirmando que el sacerdote se fue "por amor", pero él mismo los rechazó y dijo no querer declarar.

Hizo hincapié sobre la importancia de dedicarse a buscar la felicidad y proyectar la vida de uno, sin ocuparse de lo que está haciendo el otro. En sus palabras: "Si nos ocupamos de la vida del otro es para ayudarlo en su caminar y en su paso".

Dijo en su sermón: "No estoy dispuesto a asumir una doble vida". Además le explicó a Radio del Valle que se trató de un proceso largo y complicado. Agregó: "Es una decisión que tenía que tomar para poder descubrir y buscar la felicidad también. Eso quise transmitir a la comunidad cuando terminamos la misa porque yo siempre prediqué en honor a la verdad y a la honestidad y en virtud de eso ser sincero con la comunidad y con quienes me acompañaron en este tiempo. No estoy dispuesto a asumir una doble vida o a caretearla como dicen los jóvenes. Puede ser confuso y doloroso para muchas personas pero yo estoy bien y estoy feliz de haber dado este paso".