Dispositivo detecta el COVID-19 en 30 segundos… con la flema

Rodrigo Orellana
·2  min de lectura

ROS Detector in Sputum Sample es el nombre de un dispositivo desarrollado por investigadores de la Universidad de Teherán, que podría detectar casos de COVID-19 en solo 30 segundos.

A diferencia de otras pruebas rápidas que utilizan la saliva para establecer un tamizaje, el ROS Detector in Sputum Sample se vale de la flema.

“Hemos desarrollado un método rápido para detectar la inflamación respiratoria en tiempo real”, afirmó Mohammad Abdolahad, profesor asociado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Teherán.

La prueba utiliza un sistema de diagnóstico electroquímico para detectar especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés), como se conocen las moléculas inestables producidas por la inflamación respiratoria que contienen oxígeno y cuya acumulación puede dañar el ARN, el ADN y las proteínas y causar la muerte celular, detalló Gizmodo citando a la revista especializada IEEE Spectrum.

Según el investigador, el aparato es una herramienta rápida y fiable para identificar casos sospechosos de COVID-19, una de las falencias que a su juicio ha existido para evitar la propagación del virus.

Afirmó que este método es más rápido que los resultados de las pruebas moleculares, que pueden tardar un día o hasta una semana, y más precisa que las de antígenos, que ofrecen resultados en una hora o menos.

“La prueba también puede ayudar a informar a los médicos si el paciente tiene una mayor probabilidad de contraer COVID-19. Las enfermedades respiratorias pueden hacer que un paciente sea inmunorresistente y, al ser diagnosticado, el paciente ahora sabe que necesita tomar medidas adicionales”, agregó Abdolahad.

Cómo se hace la prueba

Expertos advierten que el COVID-19 podría provocar diabetes
Getty Images/Digital Trends Graphic

Para hacerse la prueba, una persona debe toser para generar flema y escupirla en un tubo. La muestra en los tubos se analiza usando una sonda con un sensor desechable, fabricado con nanotubos de carbono de paredes múltiples.

El sensor se calibra según la presencia y la gravedad del COVID-19 en los pacientes. Los resultados se muestran después de 30 segundos en un monitor integrado a los nanotubos.

Calibrar el sensor para que se correlacione con la presencia y la gravedad del COVID-19 fue uno de los desafíos que enfrentaron los investigadores.

“Descubrimos que en algunas enfermedades respiratorias, como el asma y la neumonía aguda, hay un aumento de las ROS. La influenza estacional, por otro lado, induce una reducción en los niveles de ROS (en el) sistema inmunológico y suprime cierto aclaramiento bacteriano”, dijo Abdolahad.

El sistema ROS Detector in Sputum Sample se está utilizando en cuatro hospitales de Irán como una herramienta complementaria no invasiva en tiempo real y los creadores ya solicitaron una autorización para EEUU.