Disparidad en personal médico crea "crisis de salud pública" en Colorado

Agencia EFE

Denver (CO), 31 jul (EFE News).- La marcada disparidad racial entre el personal médico en Colorado respecto a la población de este estado ha creado una "crisis de salud pública", ya conocida desde hace décadas, pero aumentada por la pandemia del coronavirus, según un alta funcionaria del gobierno local.

En declaraciones este viernes a medios locales, Jill Hunsaker Ryan, directora ejecutiva del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado (CDPHE), reconoció que dentro de esa agencia existen "desigualdades" y que esa situación, ahora considerada una "crisis", perjudica la salud "de todos los habitantes de Colorado".

Según datos oficiales, de los 1.554 empleados del CDPHE, 1.207 son blancos, es decir casi el 78 % del total, mientras que 149 son latinos (el 9,5 %) y 64 afroamericanos (el 4 %).

Como comparación, el 67 % de los 5,7 millones de habitantes de Colorado son blancos, el 22 % latinos y el 4,6 % afroamericanos.

Esa desproporción racial es aún más marcada al tener en cuenta el impacto del coronavirus en la población de Colorado que, como en el resto del país, afectó mayormente a los hispanos y a los afroamericanos.

De los 46.200 casos confirmados por el CDPHE de COVID-19 en Colorado, el 35 % de los contagiados es de origen hispano y el 4,6 % afroamericano. Y entre las 1.691 muertes por esa enfermedad, el 22 % eran latinos y el 6,6 % afroamericanos.

Hunsaker Ryan explicó que la pandemia reveló la magnitud de este problema.

En mayo pasado, la Asociación de Salud Pública de Estados Unidos (APHA) ya había declarado que el racismo es "una crisis constante de salud pública", sea que se trate de una actitud racista intencional, o por el impacto que esa actitud tiene en la salud y en el bienestar de las personas al crear barreras para "equidad en salud".

A principios de junio, el Instituto de Salud de Colorado (CHI, no gubernamental y no partidario) emitió un comunicado firmado por su directora, Michelle Lueck, y por otros 25 dirigentes, condenando el "racismo institucionalizado" en el sistema médico de Colorado que "impide que muchas personas vivan vidas saludables".

Ese mismo mes, el día 8, el concejo municipal de Denver aprobó una declaración identificando al racismo como "crisis de salud pública".

En respuesta a los pedidos de sus empleados y a esas expresiones comunitarias locales y nacionales contra el racismo en salud, Hunsaker Ryan anunció que el CDPHE expandirá inmediatamente su trabajo conjunto con organizaciones comunitarias para facilitar el acceso a servicios médicos y contratará a un director de equidad e inclusividad.

"El racismo sistemático y persistente es un problema de salud pública. Cuando el color de la piel de una persona se correlaciona con el bienestar y la longevidad de esa persona, existe una injusticia de salud pública que debe ser resuelta", dice un nuevo comunicado de esa agencia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.