“Han disparó primero”: un solo cambio en Star Wars provocó décadas de discordia entre los fans y la franquicia

·7  min de lectura
Punto de partida: Greedo y Han Solo se preparan para dispararse mutuamente en Star Wars: A New Hope (Disney/Lucasfilm)
Punto de partida: Greedo y Han Solo se preparan para dispararse mutuamente en Star Wars: A New Hope (Disney/Lucasfilm)

Estrellas de la muerte que explotan. Duelo de sables de luz. Peleas de naves interestelares. Star Wars: A New Hope lo tenía todo. A pesar de todas las escenas espectaculares e instantáneamente icónicas que aparecen en la película, es extraño que su escena más controvertida sea también la más sencilla: dos personajes sentados en una mesa, charlando antes de dispararse el uno al otro.

La escena tiene lugar a los 50 minutos de la película, poco después de que nos presenten al genial contrabandista Han Solo de Harrison Ford. Han se ve presionado en la cabina de una cafetería por el cazarrecompensas Greedo, una curiosidad alienígena con grandes ojos de bicho y piel verde de reptil. Greedo le apunta con una pistola y le explica que está aquí para cobrar las deudas de Han con el señor del crimen local, Jabba The Hutt. Han gana tiempo, mientras desenfunda elegantemente su pistola. Entonces, como una serpiente enroscada, ataca y mata a su desagradable enemigo. La escena era todo lo que había que saber sobre Han Solo. No era un santo, ni un héroe. Era un hombre que disparaba primero y tenía un aspecto genial al hacerlo. Al menos, así se veía si lo viste en 1977.

Veinte años después, este no era el caso. En 1997, el director de A New Hope, George Lucas, supervisó una reedición digitalmente remasterizada y revisada de la trilogía original de Star Wars. La mayoría de las modificaciones realizadas por Lucas podrían describirse como benignas e innecesarias: una escena previamente eliminada fue restaurada con un Jabba The Hutt de CGI; los planetas que explotan recibieron un impulso visual adicional. Sin embargo, un cambio resultó ser demasiado para los fans.

El fatídico encuentro entre Han y Greedo se modificó para exonerar a Han de toda culpa. Han ya no “disparó primero”. En su lugar, su enemigo alienígena fallaba un disparo a bocajarro, lo que le daba la oportunidad a Han de disparar de inmediato en represalia. Las respuestas al cambio fueron desde encogimientos de hombros hasta rabia incandescente: para algunos fans, esto era una traición no solo a la santidad de la película original, sino al propio personaje de Han. La reacción se convirtió en uno de los mayores debates entre fans y creadores de todos los tiempos. En el proceso, sentó las bases para una nueva era de tortuosas batallas entre fans y creadores, desde Ghostbusters hasta Justice League.

Las reediciones posteriores de la película han retocado los detalles. En una edición en DVD de 2004, los dos pistoleros disparan casi simultáneamente; la versión de 2019 añadió un diálogo incomprensible en el que se oye a Greedo decir una palabra incoherente que muchos fans escucharon como “maclunkey”. Todo el asunto de “quién disparó primero a quién y cómo” se ha enturbiado tanto que haría falta un experto jugador de Quién Es El Culpable para llegar al fondo del asunto.

Paul Blake, el actor que interpretó a Greedo, ha hablado sobre la escena en múltiples ocasiones, incluso en una entrevista con el New York Daily News en 2016. Al preguntarle cuál era su opinión sobre el debate de “Han disparó primero”, respondió: “Lo decía todo en el guion original. Representamos la escena en inglés y al final de la misma se lee: ‘Han dispara al alienígena’. Sería estupendo que volvieran a la versión original; debo decir que la prefería”. Ante la misma pregunta, la respuesta de Harrison Ford fue bastante más concisa: “No me importa”.

Por su parte, Lucas fue claro sobre su razonamiento para el cambio. “Nunca diseñé a Han para que fuera un asesino despiadado”, comentó. “Todos los buenos disparan en defensa propia”. A lo largo de los años ha reiterado en numerosas ocasiones que las películas de Star Wars están, ante todo, dirigidas a los niños. El hecho de que muchos de los fans más acérrimos de la franquicia sean ahora adultos -y lo hayan sido durante décadas- provoca no pocas fricciones cuando se trata del tono y la dirección de la propia serie.

No seas presumido: Harrison Ford como Han Solo durante el fatídico enfrentamiento con Greedo (no aparece en la foto) (LucasFilm)
No seas presumido: Harrison Ford como Han Solo durante el fatídico enfrentamiento con Greedo (no aparece en la foto) (LucasFilm)

Nadie sabía entonces que el furor de “Han disparó primero” era solo el primero de una serie de prolongadas disputas entre facciones de los fans de Star Wars y el barbudo jefe de la franquicia. Después de 1997, Lucas siguió introduciendo cambios en la trilogía original de Star Wars a lo largo de las dos décadas siguientes, añadiendo personajes periféricos de CGI y efectos mejorados. Su trilogía de precuelas, que comenzó con The Phantom Menace de 1999, fue vilipendiada por gran parte del público, entre otras cosas, por su tono demasiado infantil. La multimillonaria adquisición de Star Wars por parte de Disney en 2012 sacó la serie de las manos de Lucas y a él de la línea de fuego, pero las luchas entre los fans y los creadores no cesaron. Ya sea la polarizante Last Jedi de Rian Johnson, la ampliamente despreciada Rise of Skywalker de JJ Abrams o la malograda Solo: A Star Wars Story, el compromiso de Disney de saturar el mercado con propiedades de Star Wars ha eclipsado durante mucho tiempo cualquiera de las supuestas transgresiones de Lucas. El tiempo de escandalizarse ya pasó. Sin embargo, para muchos, el “Han disparó primero” sigue doliendo como un disparo de láser en las tripas.

Josef Benson, autor de Star Wars: The Triumph of Nerd Culture, afirma que el revolucionario enfoque de la franquicia en cuanto a la comercialización ayudó a sembrar las semillas de la reacción contra Lucas. “Con A New Hope, Lucas estaba interesado en crear una mitología y, desde el principio, los fans querían participar en ella”, afirma. “Mientras millones y millones de figuras de acción inundaban el mercado, Star Wars como mitología estaba dejando una marca indeleble en la mente de toda una generación de niños. De este modo, los fans de la película empezaron a sentir un sentimiento de propiedad respecto a las películas como no había ocurrido antes”.

Aunque la reacción inicial a la noticia de que Lucas iba a actualizar y reeditar la trilogía original fue ampliamente positiva, la marea cambió cuando se dieron cuenta de lo que esto significaba para sus atesorados originales. “Para los fans, fue un movimiento de poder que dejó claro de quién era el mundo de Star Wars”, afirma Benson. “Muchos sintieron que las películas ya no pertenecían a Lucas para cambiarlas. Los supuestos defectos de las películas eran en realidad lo que más afectaba a la gente, no como el cigarrillo alojado en uno de los óleos de Jackson Pollock.”

Ahora que las distintas reediciones de Lucas son las únicas versiones comercialmente disponibles de A New Hope, surge una pregunta: ¿quién es el responsable de preservar la experiencia original, encantadoramente manchada, de Star Wars? Algunos fans han asumido la responsabilidad. Hace tiempo que circulan por Internet reediciones de la trilogía original realizadas por fans, con restauraciones como la “Harmy’s Despecialised Edition”, que intentan reproducir con éxito los cortes originales de las películas. No es ni mucho menos lo ideal, pero este tipo de canales no oficiales son a veces la forma en que las películas de nicho o “perdidas” perduran. Parece ridículo clasificar un monstruo como Star Wars como una especie de curiosidad cinéfila enterrada, pero en su forma auténtica y original, lo es.

“El alienígena”: Paul Blake como Greedo, el efímero enemigo de Han (Lucasfilm)
“El alienígena”: Paul Blake como Greedo, el efímero enemigo de Han (Lucasfilm)

En términos generales, las vilipendiadas reediciones de Lucas no son necesariamente los atroces actos de vandalismo cultural que a veces se presentan. Las restauraciones dudosas siempre han formado parte de Hollywood, como las monstruosas coloraciones de las películas de Laurel y Hardy, o la decisión de sustituir las pistolas por los walkie-talkies en el reestreno de ET en 2002 (una decisión que Steven Spielberg retiró posteriormente). La cuestión de si Han es un asesino a sangre fría -o simplemente un matón de manos lentas- no cambia demasiado el resto de la película. Pero es una cuestión de principios. Es un debate que probablemente persistirá mucho después de que Lucas haya fallecido, después de que Disney haya convertido Star Wars en su enésima trilogía de películas y después de que Son of the Mandalorian haya entrado en su octava temporada. Si algo nos han enseñado estas películas es que la guerra nunca termina de verdad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.