Disney World a los 50: antes de que el ratón llegara a Florida, reinaban las atracciones al lado de la carretera

·7  min de lectura

Durante casi un siglo antes de que el parque temático de ensueño de Walt Disney aterrizara en Orlando, los turistas tomaban trenes, botes y automóviles por el Estado del Sol, disfrutando de espectáculos al lado de la carretera y adquiriendo recuerdos de Florida en el camino.

El auge del turismo de Florida comenzó en serio cuando se alentó a los norteños a visitarlo por razones de salud, dijo Pam Schwartz, directora ejecutiva del Museo de Historia Regional del Condado de Orange.

“Alrededor del cambio de siglo en la década de 1900, se estaba prescribiendo a la gente que viniera aquí, bebiera el agua y pasara tiempo bajo el sol”, dijo. “Pero realmente comenzó a comenzar con los automóviles y la construcción de la autopista Dixie en 1915. Las carreteras mejoradas hicieron mucho por Orlando y la región de Florida Central”.

Una nueva ola de turismo llegó con el final de la Segunda Guerra Mundial y la llegada del aire acondicionado, lo que hizo posible viajar durante todo el año en el estado. Las atracciones al borde de la carretera tuvieron su apogeo, a lo largo y ancho de la costa de Florida y también en todo el estado. Finalmente, la conveniencia del turnpike y las carreteras interestatales llevó a los automovilistas más allá de muchas de las atracciones clásicas, lo que provocó que muchos cerraran las puertas para siempre.

Si bien algunos vestigios del pasado de Florida se han desvanecido, se han dejado en las páginas de la historia, otros todavía están operando hoy, preservando el legado de las atracciones al borde de la carretera que una vez reinaron.

Gatorland

Capturando el interés del público por los reptiles antiguos, Gatorland ha atraído a turistas a su destino junto a la carretera durante decenas de años con la lucha libre de caimanes, serpientes y una entrada gigante con mandíbulas de cocodrilo. La atracción en Orange Blossom Trail fue inaugurada en 1949 por el floridano de tercera generación Owen Godwin como el “Florida Wildlife Institute”. En las décadas siguientes, Gatorland se expandió rápidamente, construyendo un paseo marítimo de 2,000 pies y una máquina de vapor llamada “Iron Horse”.

Ahora, el parque de 110 acres cuenta con una extensa red de tirolesas, un recorrido en buggy por el pantano y espectáculos centrados en los caimanes para visitantes de todas las edades. En medio del auge de Disney, Universal y SeaWorld, Gatorland ha persistido hasta el día de hoy, todavía propiedad de la familia de Godwin, resistiendo la prueba del tiempo para recibir a decenas de miles de visitantes por año.

Más información: gatorland.com

La Citrus Tower

Originalmente construido como un monumento al borde de la carretera a los cítricos del Estado del Sol la Citrus Tower ha dado la bienvenida a millones de visitantes para ver nuevas vistas de Florida Central desde su apertura en 1956. Situada a lo largo de la US 27 cerca de Clermont, la torre de 226 pies alguna vez contó con conciertos de carillón y pasó por alto unos 17 millones de árboles de cítricos.

La vista ha cambiado considerablemente, ya que esas granjas han dado paso a un desarrollo en expansión, pero la atracción ha permanecido prácticamente igual para aquellos que han hecho el viaje a la cima a lo largo de los años. Con una altura de casi 500 pies sobre el nivel del mar, la Citrus Tower ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orlando y los hoteles de Disney, además de docenas de lagos.

Más información: citrustower.com

Silver Springs

Los barcos con fondo de cristal de Silver Springs se promocionan como la atracción más antigua de Florida y han ofrecido vistas de los manantiales vírgenes del estado durante casi 150 años. Hasta el día de hoy, los visitantes del Parque Estatal Silver Springs pueden hacer un viaje en una de estas embarcaciones especiales cada media hora para verr tortugas, peces y, a veces, manatíes.

En el camino, los turistas también pueden descubrir la historia de Florida al conocer las películas filmadas en los manantiales — a saber, varias películas de “Tarzán” y “Criatura de la laguna negra”. Al adaptarse a las necesidades actuales, el parque estatal Silver Springs agregó un bote accesible para discapacitados a su flota para huéspedes que usan sillas de ruedas y scooters eléctricos.

Más información:: silversprings.com o floridastateparks.org

Fuente de la juventud de St. Augustine

Si bien los botes con fondo de cristal de Silver Springs suelen considerarse la atracción más antigua de Florida, la Fuente de la Juventud de San Agustín puede rivalizar con esa noción. El parque arqueológico y la experiencia de “entretenimiento educativo” tienen registros de visitantes que se remontan a 1868.

Es un lugar donde “la leyenda se encuentra con la historia”, y los visitantes de hoy en día pueden beber del mismo manantial que probablemente lo hizo el explorador español Juan Ponce de León. Los turistas pueden encontrar un espectáculo de planetario y ver el Discovery Globe de dos pisos, además de un pueblo de Timucua y recreaciones históricas. Una tienda de regalos completa con agua de manantial de la “Fuente de la Juventud” espera a los visitantes al final de su experiencia.

Más información:: fountainofyouthflorida.com

Cypress Gardens

Con un famoso espectáculo de esquí acuático y un jardín de 200 acres lleno de flores tropicales, Cypress Gardens ha sido considerada una de las mayores atracciones de Florida a lo largo de la historia del turismo del estado. Inaugurado en 1935, este “paraíso de los fotógrafos” fue muy publicitado en revistas y atrajo a muchas celebridades para sus cameos.

La llegada de Walt Disney World alejó a los turistas de los famosos jardines ya que la asistencia disminuyó rápidamente. En 2003, los jardines cerraron y cambiaron de manos varias veces antes de reabrir como Legoland Florida en 2011. Los visitantes todavía pueden ver los restos de los jardines.

Six Gun Territory

Hubo un tiempo en el que se podía visitar el Salvaje Oeste en el sur, gracias a la presencia de la atracción Six Gun Territory de Ocala. A partir de 1963, los turistas pudieron presenciar tiroteos, tomar paseos en autocar y visitar un salón dentro de este modelo de ciudad occidental. Más tarde, se agregaron un paseo en góndola y una sala de cine con otros paseos.

El auge de los parques temáticos de Orlando y una serie de accidentes plagaron la atracción, lo que provocó su cierre permanente en 1984.

Weeki Wachee Springs

Durante casi 75 años, las sirenas de Weeki Wachee han cautivado al público, entreteniendo a los fanáticos de todas las edades con su espectáculo submarino único. La idea de tal actuación surgió cuando el veterano de la Marina Newton Perry construyó un teatro a 6 pies por debajo de la superficie del agua e inventó un método de manguera de aire para respirar bajo el agua. El primer espectáculo de sirenas se celebró en 1947.

Un teatro renovado ahora alberga a los visitantes para ver actos similares a los espectáculos de sirenas de hace décadas. Además, Weeki Wachee Springs, ahora un parque estatal, ofrece un parque acuático para que los niños jueguen y remen en aguas cristalinas.

Más información:: floridastateparks.org

Kennedy Space Center

Cuando los estadounidenses fueron lanzados al espacio en la década de 1960, aumentó el interés en todo el país y los turistas acudieron en masa a Cabo Cañaveral para ver de cerca el floreciente programa espacial del país. La visitación pública en lo que entonces se conocía como “Cabo Kennedy” comenzó con recorridos en vehículos autoguiados en 1963 y 1964.

Más tarde, los recorridos se expandieron para incluir áreas del Centro Espacial Kennedy, una adición que resultó popular. Varios años después, se construyó un centro de visitantes y las visitas guiadas en autobús proporcionaron otra forma de que los huéspedes pudieran ver de cerca el programa espacial estadounidense en la costa este de Florida. Hoy en día, más de un millón de visitantes al año vienen a ver un jardín de cohetes, actividades prácticas y recorridos tras bastidores.

Más información:: kennedyspacecenter.com

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Patrick Connolly. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.