Disney recupera al héroe de la película: Bob Iger, el CEO que vino de abajo y vuelve para salvarla

El director ejecutivo de Disney, Bob Iger, se convierte en uno de los CEO boomerang que son llamados de vuelta después de ser sustituidos para salvar la empresa. (REUTERS/Hannah McKay)
El director ejecutivo de Disney, Bob Iger, se convierte en uno de los CEO boomerang que son llamados de vuelta después de ser sustituidos para salvar la empresa. (REUTERS/Hannah McKay)

Lo que ha ocurrido esta semana en la junta directiva de Disney parece sacado de un episodio de alguna de sus populares series. El director ejecutivo Bob Iger regresa dos años después como el héroe de la película para salvar al conglomerado del entretenimiento de sus serios apuros económicos.

A Bob Chapek, el CEO que se despide, le toca salir cabizbajo por no detener el deterioro financiero de Disney durante estos últimos dos años. Su gestión tuvo que sortear duros problemas como el cierre de los parques durante la pandemia, las fuertes críticas por su pasividad inicial ante un polémico proyecto de ley que proponía prohibir las conversaciones sobre la comunidad LGTBQ con los niños pequeños de las escuelas públicas del estado de Florida y la demanda de la actriz Scarlett Johansson por la decisión de sacrificar el potencial de taquilla de Black Widow para beneficiar el servicio de streaming de Disney+.

El ejecutivo que vino de abajo

Volver a contratar a Iger para encabezar la junta directiva de Walt Disney Company es una estrategia muy usada para salvar a una empresa que está a punto de caer. La lógica detrás de la medida es que si un ejecutivo tuvo una gestión exitosa probablemente pueda lograrlo una vez más.

Robert Allen "Bob" Iger se desempeñó como presidente de 2000 a 2021 y director ejecutivo de 2005 a 2020, en reemplazo de Michael Eisner.

Lo interesante de Iger es que su vocación profesional inicial no apuntaba a que terminaría siendo una de las personas más influyentes del mundo del espectáculo, ya que se formó académicamente en meteorología. Se cree que la clave de su éxito ha sido la constancia que lo llevó a conocer en profundidad el negocio de la televisión y el mundo del entretenimiento.

Iger no nació en una cuna de oro y cada logro de su carrera se lo ha ganado a pulso.

Comenzó a trabajar como aprendiz en la televisora ABC en 1974 y fue escalando posiciones hasta convertirse en el presidente de la cadena en 1994, donde permaneció luego de que Disney comprara la cadena en 1996. El siguiente paso fue separarse gradualmente de la dirección de la televisora para dedicarse al manejo de las operaciones internacionales de Disney.

En una autobiografía publicada en 2019, titulada The Ride of a Lifetime (El viaje de una vida), Iger confesó que trabajó desde abajo para costearse sus estudios en la Universidad de Ithaca, en el estado de Nueva York. Limpió pupitres, fue ayudante en una ferretería y hasta preparó pizzas en un horario nocturno para lograr su cometido.

Durante sus primeros 20 años como director ejecutivo de Disney, Iger catapultó el valor de la empresa con arriesgadas decisiones como las adquisidores de del estudio de animación Pixar, la empresa de cómics Marvel, LucasFilm y la compañía 21st Century Fox.

La revolución de los servicios de streaming lo impulsó a lanzar la plataforma Disney+ sin olvidar la importancia de invertir en el mantenimiento y apertura de nuevos parques temáticos.

En 2020, fue incluido en el Salón de la Fama de la Televisión Estadounidense.

Los desafíos de Bob

Iger vuelve al mando de Disney a los 71 años con la misión de equilibrar las cuentas y mantener a la empresa en los primeros lugares de la guerra del streaming. Una de las críticas a Chapek fue su decisión de designar a Kareem Daniel como la cabeza de un proyecto crucial como el streaming cuando no tenía experiencia en el área.

El primer anuncio de Iger ha sido agradecer el esfuerzo de Daniel y al mismo tiempo invitarlo a abandonar su cargo. En un comunicado obtenido por CNBC, Iger expresó que durante las próximas semanas la empresa atravesará cambios organizativos y operativos que implicará devolver algunas responsabilidades a los equipos creativos, así como una racionalización de los costos.

La reapertura de los parques ha significado un gran alivio para Disney. Los ingresos de Parques, Experiencias y Productos de Disney para el cuarto trimestre del año fiscal 2022 aumentaron a 7.400 millones de dólares, en comparación con los 5.500 millones en el mismo trimestre para 2021.

Pero la confianza de los inversionistas ha debilitado y el valor de las acciones Disney en el mercado bursátil iba en picada. Los analistas coincidían en que las pérdidas durante la pandemia, la caída de las acciones, las preocupaciones sobre una recesión y las presiones de obtener ganancias de Disney+ para el 2024, colocaba a la empresa en una situación complicada.

La revista Fortune dijo que Iger ahora se une a una lista de los llamados CEO boomerang que incluye a Steve Jobs de Apple, Michael Bloomberg de Bloomberg, Howard Schultz de Starbucks, Jack Dorsey de Twitter, Steve Huffman de Reddit y muchos otros ex líderes a quienes se les pidió regresar para enderezar entuertos.

Uno de los directores boomerang más exitosos fue Jobs, quien volvió a dirigir la empresa de tecnología en 1997 después de haber sido expulsado como director ejecutivo 12 años antes. El segundo período de liderazgo de Jobs ayudó a transformar a Apple, que estaba casi en bancarrota, en una de las empresas más grandes del mundo, gracias al lanzamiento de dispositivos como el iPod y el iPhone.

La presidenta de la junta de Disney, Susan Arnold, dijo en un comunicado que Bob Iger se encontraba en “una posición única” para liderar de compañía en un período crucial y complejo de transformación de la industria.

Fuentes: Yahoo News, Allears, VOAnews, Hollywood Reporter, The Verge.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así es como Walt Disney World tiró la casa por la ventana por sus 50 años