Disminuye riesgo de desbordamiento del río Lerma de 12 a 8 puntos

·3  min de lectura

TOLUCA, Méx., septiembre 4 (EL UNIVERSAL).- El riesgo de desbordamiento del río Lerma redujo de 12 a 8 puntos, de acuerdo con la escala de la Comisión de Agua del Estado de México (CAEM), debido a que la tarde del viernes dejó de llover, tras cuatro días de intensas precipitaciones que aunado al azolve y la acumulación de basura, elevaron los niveles de agua, informó Jorge Joaquín González Bezares, vocal ejecutivo de la Comisión de Agua del Estado de México (CAEM).

"Desde el jueves iniciamos los trabajos y mantenemos presencia. Estamos operando el cárcamo de bombeo en las Torres para sanear el río y darle velocidad en la zona de San Mateo. Las condiciones del Lerma no son una situación extraordinaria, pero sí nos debe mantener ocupados, en alerta y en coordinación con todas las autoridades involucradas".

Sin embargo los tres órdenes de gobierno mantienen la alerta y el desarrollo de acciones para contener los escurrimientos y prevenir riesgos a comunidades de los municipios de Metepec, San Mateo Atenco, Toluca y Lerma, que colindan con el afluente. En entrevista indicó que si bien el jueves por la noche personal de la CAEM en colaboración con la Coordinación General de Protección Civil del Estado de México, así como con autoridades de los tres órdenes de gobierno se alistaron para, en caso de ser necesario, auxiliar a la población de las comunidades ubicadas cerca de los márgenes del río, con el propósito de salvaguardar su integridad, la de sus familias y su patrimonio.

Lo anterior, porque antier, derivado de las lluvias en el Valle de Toluca creció el afluente, y de acuerdo con la escala del cero al 20, siendo el primero condiciones estables y el último de grave riesgo pues el agua llegó a una altura de 2 metros; el jueves se ubicó en nivel 12 (1.2 metros de altura del agua) y para el viernes descendió al 8 (80 centímetros).

Aclaró que es parte natural de los ríos el desbordamiento, pero lo importante es mantenerse alerta para que lo haga de manera controlada, es así que junto con la Conagua y los ayuntamientos, colocan costaleras en el margen del afluente, además de limpieza y desazolve de ríos y canales para retirar la basura que genera tapones del agua y desvía su curso. Explicó que una de las razones de los escurrimientos que afectaron a las familias y negocios de San Mateo Atenco, fue que habitantes aledaños a la Laguna de Chignahuapan, que servía como un vaso para almacenar agua de lluvia, "decidieron unilateralmente taparla con costaleras porque cuando se llena hay desbordes hacia las zonas de cultivo y las casas, pero este tapón hace que el agua se regrese, se acumule y es lo que - entre otras cosas - hizo que se afecte el río", expresó.

Dijo que por la noche mantuvieron personal de la Conagua, municipal, de protección civil estatal, así como de la CAEM, con la finalidad de reducir los niveles de alerta. Mientras que el ayuntamiento de San Mateo Atenco colocó costaleras, con la finalidad de retener agua, en caso de una elevación de los niveles, mientras que el vocal de la CAEM, señaló que las lluvias de esta semana es la fase tres de la temporada, siendo septiembre cuando más llueve, pero está época se ha recorrido, porque antes concluía a inicios de octubre, lo que obliga a reajustar las medidas preventivas. En tanto que Metepec realizó acciones de desazolve para facilitar el desfogue del río.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.