Disidente cubano en huelga de hambre desafía al Gobierno

Marc Frank
·2  min de lectura

Por Marc Frank

LA HABANA (Reuters) - El líder de un grupo de artistas, escritores y activistas disidentes se mantiene en una nueva huelga de hambre y sed, seis meses después de que una similar llevara a una rara protesta en La Habana, lo que puso a estos opositores en un posible rumbo de colisión con las autoridades de la isla.

Una huelga de hambre grupal anterior del opositor Movimiento de San Isidro en noviembre fue disuelta por la policía cubana, en una acción que llevó a una manifestación de alrededor de 300 personas congregadas frente al Ministerio de Cultura en Cuba.

Desde entonces, el grupo ha sido vilipendiado por autoridades, acusándoles de que trabajan con entidades de Estados Unidos para socavar al Gobierno. Las pocas decenas de sus miembros han sido detenidos temporalmente en reiteradas ocasiones y, con frecuencia, son advertidos de que no pueden salir de sus hogares.

Luis Manuel Otero Alcántara, líder del Movimiento San Isidro, ha sido arrestado varias veces y parte de sus obras de arte fueron confiscadas hace unas semanas cuando el artista de performance protestaba contra un congreso del Partido Comunista.

Otero Alcántara, de 33 años, se encuentra actualmente en el séptimo día de su huelga de hambre y sed, y ha solicitado la devolución de sus obras. Además, pide libertad de expresión y el fin del acoso policial.

"Estamos convocando una vigilia nacional de todos los cubanos del mundo por la vida de MOAlcantara (Otero Alcántara)", dijo el Movimiento en Twitter tras un llamado anterior para que los cubanos se reunieran en parques locales con flores.

El Gobierno ha cuestionado la autenticidad de la huelga y ha rodeando la casa de Otero Alcántara en un barrio pobre de La Habana con policías, mientras ha cortando internet en el vecindario.

El Monseñor Ramón Suárez Polcari, canciller de la arquidiócesis de La Habana, visitó el viernes a Otero Alcántara, de quien dijo no tener intención de deponer la huelga. El Gobierno tampoco parece tener prisa por ceder.

A diferencia de otros grupos disidentes en Cuba, San Isidro es visible en las redes sociales y está bien conectado con la diáspora y organizaciones de exiliados en varios países.

Han estado pidiendo apoyo desde que él comenzó la huelga de hambre, ganando poca atracción hasta la fecha en Cuba, pero sí alguna en el extranjero, incluidas organizaciones de derechos humanos y el Gobierno de Estados Unidos.

"Decenas de artistas, periodistas y activistas cubanos arrestados, bajo vigilancia o confinados en sus hogares para silenciar su apoyo a MOAlcantara", dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos en un twitter.

"Estados Unidos apoya a todos los que defienden las libertades de expresión y reunión en Cuba", señaló.

(Reporte de Marc Franc. Escrito por Nelson Acosta; REUTERS NAB/)