Discurso en CPAC de Trump es calificado como “fascismo sin disculpas” con “retórica de sangre y suelo”

·4  min de lectura

Acusaron a Donald Trump de vomitar “fascismo sin disculpas” y “retórica de sangre y suelo” (un eslogan de la Alemania nazi) en su incoherente discurso en la CPAC (Conferencia de Acción Política Conservadora) en Texas durante el fin de semana.

El expresidente promovió la idea desde el escenario en Dallas el sábado de que EE.UU. ha sido diezmado desde que dejó la Casa Blanca en enero del año pasado. Afirmó que el crimen está fuera de control y que el desempleo se dispara, a pesar de que las cifras oficiales muestran que está en su nivel más bajo en medio siglo.

Sus oscuros comentarios provocaron protestas en las redes sociales, y el periodista del Texas Monthly, Michael Hardy, lo acusó de incitar a la violencia.

Trump comenzó su discurso de 108 minutos en la clausura del evento al saludar a los “orgullosos patriotas” en la audiencia después de subir al escenario con la melodía de ‘God Bless the USA’.

Acompañado por el exmédico de la Casa Blanca y actual congresista republicano de Texas, Ronnie Jackson, Trump señaló que “era un almirante, un médico, y ahora es un congresista”.

Agregó que le había preguntado al el Dr. Jackson cuál prefería. “De alguna manera me indicó que médico, porque le encantaba mirar mi cuerpo. Era tan fuerte y poderoso”, dijo Trump.

“Este no es momento para la autocomplacencia. Tenemos que aprovechar esta oportunidad para tratar con los fascistas dementes socialistas de la izquierda radical”, comentó. “Tenemos que atacarlos muy, muy fuerte. Tiene que ser una derrota paralizante”.

Criticó a los senadores demócratas moderados, Joe Manchin y Kyrsten Sinema, por apoyar la Inflation Reduction Act. La legislación aprobó una votación de procedimiento mientras Trump hablaba el sábado, luego de que la vicepresidenta Kamala Harris rompiera el empate. Al proyecto de ley lo aprobó el Senado el domingo.

Trump criticó al líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y expreso que es “el político más impopular del país, incluso más que la loca Nancy Pelosi, y que hay que hacer algo”.

Afirmó que el presidente Joe Biden “entregó nuestra fuerza y nuestro todo” al retirar las tropas estadounidenses de Afganistán, y agregó que “entregaron nuestra dignidad”.

El editor senior del Texas Monthly, Hardy, tuiteó que el lenguaje de Trump sobre la retirada de Afganistán retomó “la teoría nazi de la ‘puñalada por la espalda’ de perder la Primera Guerra Mundial”.

Donald Trump durante su discurso en la CPAC el 6 de agosto de 2022 (AP)
Donald Trump durante su discurso en la CPAC el 6 de agosto de 2022 (AP)

“Las calles de nuestras ciudades dirigidas por demócratas están empapadas en la sangre de víctimas inocentes”, afirmó Trump. “Las balas matan a pequeños y hermosos niños que nunca tuvieron una oportunidad. Los ladrones de autos acechan como depredadores”.

“Esta es una retórica literal de sangre y suelo”, expresó Hardy, refiriéndose al eslogan nazi que expresa la idea de que “la identidad étnica se basa solo en la ascendencia de sangre y el territorio en el que vive un individuo”, según CNN.

“Necesitamos el coraje para decir lo que se debe decir y hacer lo que se debe hacer”, agregó Trump.

“Este es un grito de guerra a favor de la violencia callejera y cosas peores”, tuiteó Hardy.

Trump afirmó que “mucha gente dice” que los delitos de los que han acusado a los alborotadores del 6 de enero “no son delitos”.

“Los únicos países que no tienen un problema de drogas son los que instituyen la pena de muerte para los delitos de drogas”, agregó el expresidente.

También llamó al presidente Xi Jinping de China un “hombre fuerte”.

“Antes de que llegara la plaga, tenía una gran relación con el presidente Xi. Un hombre fuerte. Es un gran tipo en muchos aspectos”, expresó.

“El próximo presidente debería usar todos los poderes a su disposición para restaurar el orden” en Chicago, añadió.

“Incluso si eso incluye enviar a la Guardia Nacional”.

Trump aclaró que “quería enviar a la Guardia, quería enviar a las tropas” en áreas como Portland y Minneapolis.

“A veces lo hice, a veces no”, comentó, y agregó que quiere que se envíen tropas a San Francisco, Nueva York y Chicago, grandes ciudades dirigidas por demócratas.

Después de pedir la reubicación de las personas sin hogar de las grandes ciudades, llamar a los migrantes que cruzan la frontera sur una “invasión” y enumerar casos de inmigrantes indocumentados que cometieron asesinatos, Hardy tuiteó que “la retórica de Trump es muchísimo más extrema que hace unos años. Este podría ser [el] discurso más aterrador que he escuchado. Fascismo total y sin disculpas”.

“Trump ha estado leyendo ‘Mein Kampf’ o ha pedido que alguien se lo lea”, agregó Hardy.

Luego comentó “esto es algo sediento de sangre”.

Hardy tuiteó que Trump pidió “una nueva legislación que permita [al] presidente destituir a cualquier empleado del gobierno que considere corrupto. Este es un llamado a una purga total del gobierno”.

Tim Miller, el director de comunicaciones de la campaña de Jeb Bush de 2016 y exmiembro del personal del RNC (Comité Nacional Republicano), tuiteó que “Sé que todos en el Partido Republicano de D.C. solo esperan que Trump muera, pero es imposible ver este discurso de CPAC y no llegar a la conclusión de que se va a postular y va a ser muy difícil ganarle en unas primarias. Siento ser el portador de malas noticias del fin de semana”.