Tras el discurso de Alberto Fernández, EE.UU. elogió el vínculo con la Argentina y dijo que tener diferencias es normal

·4  min de lectura
Alberto Fernández estrecha la mano de Joe Biden durante la sesión plenaria de apertura de la Cumbre de las Américas
Alberto Fernández estrecha la mano de Joe Biden durante la sesión plenaria de apertura de la Cumbre de las Américas

LOS ÁNGELES.- Luego del discurso del presidente Alberto Fernández en la Cumbre de las Américas, Estados Unidos elogió el vínculo con la Argentina, dijo que quiere trabajar con el país para fortalecer la democracia y la economía de la región, y que tener diferentes perspectivas sobre cómo avanzar “es una parte normal de una relación madura y constructiva”.

“La administración Biden quiere trabajar con la Argentina para fortalecer la democracia en la región, promover la reforma económica y el crecimiento sostenible, combatir el cambio climático y luchar contra la pandemia”, indicó a LA NACION un vocero del Departamento de Estado.

“Tener diferentes perspectivas sobre cómo avanzar en estos asuntos es una parte normal de una relación madura y constructiva. Estados Unidos cree que promover un sistema interamericano fuerte y reforzar nuestros compromisos compartidos para promover y defender la democracia y los derechos humanos son esenciales para el éxito de las Américas”, completó.

El mensaje del gobierno de Biden llega luego del discurso del presidente Fernández que sacudió el ambiente de la Cumbre de las Américas. Fernández criticó la exclusión de la cita de Cuba, Nicaragua y Venezuela, tres regímenes a los que la Casa Blanca y varios gobiernos regionales consideran dictaduras, y decidió dejarlos fuera de la convocatoria, en línea con la carta fundacional del foro, que solo permite la participación de gobiernos democráticos.

“Definitivamente hubiésemos querido otra Cumbre de las Américas. El silencio de los ausentes nos interpela”, dijo Fernández en su mensaje, en el que también cargó contra el “bloqueo” a Cuba y Venezuela, en referencia al embargo y las sanciones.

Fernández también dijo que se había utilizado a la Organización de Estados Americanos (OEA) como “un gendarme que facilitó un golpe de estado en Bolivia”, y que Estados Unidos se había “apropiado” del Banco Interamericano de Desarrollo durante la gestión de Donald Trump, quien impulsó al actual presidente, Mauricio Claver-Carone.

“Empezamos fuerte”, fue la respuesta de Biden al cerrar el plenario tras el mensaje de Fernández, otros líderes y el secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres. “Y a pesar de algunos desacuerdos relacionados con la participación, en las cuestiones sustanciales lo que escuché fue casi unidad, uniformidad”, completó.

El Departamento de Estado ofreció varios puntos destacados en el vínculo entre ambos países. El vocero indicó que la Argentina y Estados Unidos disfrutan de una relación positiva y mutuamente beneficiosa, “arraigada en nuestros valores e intereses compartidos”.

“Nuestra gente, nuestros gobiernos, nuestras universidades y nuestras comunidades empresariales participan en intercambios recíprocos de ideas, perspectivas e información en beneficio tanto de las sociedades como de los gobiernos”, insistió.

La reacción en el Gobierno

En la comitiva presidencial se mostraron muy conformes con las reacciones al discurso presidencial. Señalaron ante las preguntas de los periodistas que el gobierno de Biden estaba al tanto de cuáles serían los principales lineamientos del mensaje, que Fernández brindó en nombre de la Celac. El Gobierno, indicaron, había recogido reacciones positivas al mensaje.

El propio Fernández reforzó esa conclusión en una conferencia de prensa con periodistas argentinos que viajaron con la comitiva, en la cual afirmó que “no hubo sobresaltos” en el vínculo con Estados Unidos.

“A mí me tocó hablar por la Celac y ahí di mi posición sobre lo que creía que pasaba en esta cumbre, en América y hacía donde debíamos transitar. No voy a evaluar lo que dije, pero creo que fue una jornada valiosa. A la noche tuve un intercambio de palabras buenas con el presidente Biden para seguir viendo cómo seguir con este tema. Vamos a seguir trabajando. A pesar de las limitaciones por las ausencias que hubo, fue una buena cumbre”, indicó el Presidente. “No tuvimos ninguna reacción en contra. Ayer recibí solo palabras de apoyo”, afirmó.

Biden recibirá a Fernández a fines de julio en la Casa Blanca, en lo que será su primera visita a la capital norteamericana desde que asumió la presidencia. El Gobierno viene trabajando desde hace mucho en esa reunión con gestiones de alto nivel que lideraron el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y el embajador argentino, Jorge Argüello.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.