Discriminación en La Plata: una joven denunció que no la dejaron entrar a un bar con su silla de ruedas

·3  min de lectura
Martina Sierra denunció que fue discriminada en un bar en La Plata
Instagram

Una joven de La Plata compartió a través de sus redes sociales un terrible episodio que vivió el sábado pasado junto a un grupo de amigas. Martina Sierra, de 22 años, denunció por Instagram que al querer asistir a un bar situado en aquella ciudad fue discriminada por usar silla de ruedas. Me quedé en shock, porque los que me conocen saben que salgo bastante y nunca me pasó algo así”, expresó.

“Hola! Les quiero contar una situación que me pasó y me dejó bastante mal. El sábado 18/12 quise ir a Bye Henry con unas amigas para festejar el cumpleaños de una de ellas. Cuando llegué pedí una mesa para cinco y la chica de la entrada me dijo que no había lugar”, comenzó la joven en un descargo que difundió en una historia de Instagram.

Y continuó: “Le pregunté si había para cuatro y me dijo que tampoco”. Luego, Sierra explicó que una amiga suya volvió a preguntar al personal del bar si tenían disponibilidad y le contestaron que había una mesa en el fondo pero que la silla de ruedas “no pasaba por el lugar”.

La joven reveló que una empleada de la recepción del bar les respondió que no podía exigirle a las personas dentro del local que arrimaran las sillas a sus mesas porque su jefe lo consideraba “de mala educación”. Con un argumento similar otro de los empleados del lugar dijo: “En el bar después se arma boliche y va a ser un quilombo con la silla”.

“Ya es bastante insoportable cada vez que quiero salir tener que andar preguntando si el lugar está adaptado para que, encima una persona x decida si podés entrar o no”, manifestó la joven.

“Somos muy abiertos para los temas populares y para otros muy ignorantes. Con esto solo quiero que se sepa cómo es la realidad para algunos, que por más que le pongamos toda la onda para hacer una vida ‘normal’ existe ‘gente’ (si se la puede llamar así) que te arruina el día”, destacó Sierra.

Y, al respecto, concluyó: “La persona no es la discapacitada, la sociedad es la discapacitada”. Consultada por lo sucedido la joven señaló en diálogo con TN que se sorprendió del alcance que tuvo su descargo en redes sociales. “Ni loca me esperaba la repercusión que tuvo, pero lo terminó compartiendo todo el mundo. Estoy muy agradecida”, expresó.

Por otro lado, Sierra contó que ante la difícil situación que vivió el sábado lejos de dar por finalizada la noche decidieron con sus amigas irse al bar de al lado. “Fuimos al boliche que está pegado, que encima tiene dos escalones y me ayudaron sin problemas a entrar”, relató.

Por último, luego de la denuncia de la joven el bar Bye Henry pidió disculpas a “una persona que se sintió maltratada y discriminada”, e indicaron: “De ninguna manera ese es el pensamiento de la empresa, que al construir el local lo hizo con rampa y baño para discapacitados”.

Desde el bar admitieron que “tendrían que haber movido cielo y tierra” para que la joven se sintiera cómoda. “Haremos lo necesario para que no se vuelva a repetir. Entendemos el enojo justificado pero ojalá nos puedan dar otra oportunidad, fallamos, nos equivocamos, mil disculpas otra vez”, completaron desde el establecimiento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.