El director del Seguro Social despedido por Biden se niega a dejar el cargo

·2  min de lectura

Washington, 12 jul (EFE).- Andrew Saul, destituido por el presidente estadounidense, Joe Biden, de su puesto como director del Seguro Social para el cual fue designado por el exmandatario Donald Trump, anunció este lunes que desafiará la medida.

El viernes pasado, Biden nombró como director interino del Seguro Social a Kilolo Kijakazi, la subdirectora para política de retiro y discapacidad, después que Saul se negase a renunciar.

Saul reiteró hoy que no dejará su puesto y cuestionará la legalidad de la destitución, al asegurar que se conectaría para trabajar, vía internet, desde su casa en Nueva York.

Según una fuente gubernamental, citada por medios locales, "desde que asumió su cargo, Saul ha socavado y politizado los beneficios del Seguro Social por discapacidad (y) ha terminado la política de trabajo remoto utilizada por el 25 % de los empleados de la agencia".

La misma fuente sostuvo que Saul "no ha reparado las relaciones del Seguro Social con los gremios de empleados federales, ha reducido las protecciones de proceso debido para las audiencias de apelación por beneficios y ha tomado otras medidas que contrarían la misión de la agencia".

La Administración del Seguro Social, creada en 1946, emplea unas 60.000 personas y tiene presupuesto anual de unos 1,6 billones de dólares con los que atiende los beneficios de unos 42 millones de trabajadores jubilados y otros tres millones de personas que tienen beneficios matrimoniales.

La destitución de Saul es anormal dado que los directores de agencias independientes, como lo es el Seguro Social, no abandonan su cargo cuando hay un cambio de Gobierno.

El subdirector del Seguro Social, David Black, cumplió con la solicitud de renuncia.

El mes pasado, Biden destituyó de igual forma a Mark Calabria, quien estaba al frente de Fannie Mae y Freddie Mac, dos agencias de hipotecas.

La Casa Blanca indicó el viernes que un dictamen del Tribunal Supremo de Justicia emitido pocas horas antes, da al presidente la autoridad para destituir a funcionarios como Saul, cuyo término de seis años debía concluir en enero de 2025.

Saul es uno de los pocos funcionarios federales, designados por Trump, que permanecía en su cargo.

El senador Chuck Grassley, republicano de Iowa, criticó las destituciones y señaló que tanto Saul como Black habían sido confirmados "con un amplio margen bipartidista" en sus cargos en 2019.

"Sus mandatos no terminaban hasta 2025 y no hay justificación razonable para estas destituciones", añadió Grassley en un comunicado. "El presidente Biden está politizando abiertamente el Seguro Social".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.