El director de una ONG de Nueva York acusado de acoso sexual es detenido por corrupción

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 24 mar (EFE).- El máximo responsable de la asociación sin ánimo de lucro Bronx Parent Housing Network (BPHN), Víctor Rivera, que coordinaba una red de casas de acogida y que ha sido acusado de acoso sexual, fue detenido este miércoles por "fraude y lavado de capital".

"Rivera, mientras dirigía una organización sin ánimo de lucro que operaba comedores, casas de acogida para gente sin techo e instalaciones de viviendas asequibles en Nueva York, se enriqueció a través de sobornos y comisiones de contratistas", aseguró la Fiscalía federal del distrito de Manhattan en un comunicado.

El estado de Nueva York otorga miles de millones de dólares a diferentes ONG que ofrecen servicios esenciales a personas y comunidades necesitadas de la ciudad.

"La detención de hoy debe servir de advertencia para cualquier individuo que mira las arcas de la ciudad como un medio para el enriquecimiento personal", dijo la comisionada del Departamento de Investigación de Nueva York, Margaret Garnett, citada en la nota de la Fiscalía.

Sin embargo, el ministerio fiscal no cita en ningún momento las acusaciones de acoso sexual vertidas por una decena de mujeres contra el responsable.

El pasado febrero, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, solicitó la apertura de una investigación contra Rivera, de 61 años, por las denuncias sobre supuestos abusos sexuales, después de una información publicada por el periódico The New York Times.

El rotativo informó de que Rivera supuestamente aprovechó su poder e influencia para abusar sexualmente de al menos 10 mujeres, así como para enriquecerse él y su familia.

En su momento, Rivera aseguró al diario que siempre ha tratado "con dignidad y respeto" a las mujeres de la ONG con las que ha trabajado y calificó las acusaciones de "injustas y sin fundamento".

El periódico recogía varios testimonios de mujeres que hacían uso de los servicios de la asociación o que trabajaban en ella.

Cinco de las mujeres sostuvieron que vivían en alguno de los refugios que supervisaba la ONG de Rivera cuando él se aproximó a ellas solicitándoles sexo.

Los casos se remontan a 2016 y en varios de ellos, las supuestas víctimas aseguraron que habían denunciado su comportamiento a una agencia estatal, a la línea telefónica para denunciar estos abusos y, al menos en una ocasión, a la policía.

Se calcula que en Nueva York hay más de 78.000 personas sin hogar y, según el Times, solo en 2020 el Ayuntamiento otorgó más de dos mil millones de dólares en subvenciones a organizaciones que trabajan con este colectivo marginado y que también que ayudan a las personas a no perder sus hogares.

(c) Agencia EFE