Diputados uruguayos debaten una ley para regular el derecho de reunión por la covid-19

Montevideo, 18 dic (EFE).- La Cámara de Representantes de Uruguay comenzó este viernes en una sesión extraordinaria el debate del proyecto de ley presentado por el Ejecutivo de Luis Lacalle Pou, aprobado previamente en el Senado, que regulará el derecho de reunión por el aumento de casos de la covid-19.

El proyecto, aprobado en la Cámara Alta tras un extenso debate de 7 horas con 18 votos sobre un total de 31, pasó a Diputados para darle la aprobación definitiva, ya que, aunque se prevé una larga sesión que concluya en la madrugada, no se espera sorpresa, pues el oficialismo cuenta con 56 de 99 votos.

La normativa limita el derecho de reunión, reflejado en el artículo 38 de la Constitución, durante 60 días -prorrogables por 30 más-, cuando haya "aglomeraciones de personas que generen un notorio riesgo sanitario".

Esta ley fue apoyada por los legisladores que integran la coalición de Gobierno con presencia en la Cámara Alta: Partido Nacional (PN, centroderecha), Partdido Colorado (PC, centroderecha) y Cabildo Abierto (CA, derecha). El Frente Amplio (FA-izquierda) presentó un texto alternativo que no fue aprobado.

Durante el debate en la Cámara Baja, iniciado a las 19.15 hora local (22.15 GMT), el diputado del PN Rodrigo Goñi abrió la sesión y dijo que esta pandemia puso a prueba a todos y que, 9 meses después, lo sigue haciendo.

Sobre las medidas de este proyecto, que se enfocan en prohibir las aglomeraciones con riesgo sanitario e impedir -desde el 21 de diciembre al 10 de enero- el ingreso de uruguayos y residentes al país, Goñi subrayó que con esto no se busca limitar derechos sino proteger otros.

"No se procura evitar todo tipo de aglomeraciones sino aquellos agrupamientos de personas que, al no guardar las medidas preventivas sanitarias correspondientes, arriesgan la propagación del virus", apuntó.

Por su parte, el diputado del PC Ope Pasquet consideró que la limitación que pone esta normativa "es mínima" debido a que solo se procederá en aquellas situaciones con riesgo sanitario.

"¿Alguien dice que esto es la varita mágica que resuelve todos los problemas? Por supuesto que no, decimos que es una medida necesaria porque cuando en la vía pública en distintos lugares se junta mucha gente, allí puede haber un foco de contagio y es necesario poner coto a ese tipo de comportamientos", apuntó.

En tanto, el diputado del FA Gerardo Núñez afirmó que la bancada opositora se opondrá al proyecto y apuntó contra la falta de medidas complementarias -como una renta básica- que motiven a la gente a resguardarse.

"Este proyecto aparenta ser la gran solución pero no lo es ni lo va a ser, para que realmente exista un combate a la pandemia tiene que haber un llamado a la responsabilidad colectiva, para intentar llevar de la mejor manera posible esta situación que nos atraviesa y nos preocupa", subrayó.

Tras nueve meses de emergencia sanitaria, Uruguay vive su "primera ola". Desde el 13 de marzo, cuando aparecieron los cuatro primeros positivos de covid-19, Uruguay registra 11.950 personas contagiadas (4.142 de ellas activas) y 109 fallecidas.

(c) Agencia EFE