El clero de Managua lamenta la aprobación de "leyes represivas" en Nicaragua

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 10 nov (EFE).- La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua lamentó este martes la aprobación de "leyes represivas" en Nicaragua, y reiteró su solidaridad con los "presos políticos y sus familiares".

En un mensaje a los fieles católicos y "todas las personas de buena voluntad", el clero lamentó que en Nicaragua "se califican como delitos las libertades más básicas y fundamentales de los nicaragüenses por medio de leyes represivas o por medio de acciones que impiden el derecho a la libre expresión y movilización".

El mensaje fue emitido horas después de que la mayoría sandinista de la Asamblea Nacional (Parlamento) aprobó en primera legislatura una reforma constitucional para instaurar la cadena perpetua para "crímenes de odio", que la oposición teme que sea utilizada para encerrar a sus líderes, debido a la discrecionalidad que otorga al Gobierno para acusar.

Dicha reforma, que para ser efectiva debe aprobarse en una segunda legislatura, forma parte del llamado "paquete de leyes represivas" en Nicaragua, que incluye la Ley de Regulación de los Agentes Extranjeros, y la Ley de Ciberdelitos, ambas aprobadas en semanas recientes.

La Ley de Regulación de los Agentes Extranjeros, conocida como "Ley Putin", ordena que toda persona que reciba algún ingreso económico o regalía del exterior, que no sean remesas familiares, pensiones o inversiones, sea considerada "agente extranjero" incluso si es nicaragüense, salvo excepciones, y debe brindar un informe periódico de sus gastos.

La Ley de Ciberdelitos, que la oposición y periodistas locales llaman "Ley Mordaza", penaliza a cualquier persona o institución que posea, reciba o remita información que el Gobierno considere una amenaza, incluso si es una opinión en medios de comunicación o redes sociales.

A UN AÑO DE LAS ELECCIONES

Las aprobaciones de dichas leyes se dieron alrededor de un año antes de las elecciones programadas para el 7 de noviembre de 2021, que serán claves para saber si el presidente Daniel Ortega, que mañana cumple 75 años, abandona el poder que ha ostentado desde 2007, o si suma cinco años más.

"Si hoy es preocupante en nuestra nación, como lo es también en el resto del planeta, la permanencia del coronavirus, lo es mucho más la permanencia de otro virus endémico en nuestro país, como es la sed de poder a cualquier precio", destacó la Arquidiócesis de Managua, presidida por el cardenal Leopoldo Brenes.

La Iglesia Católica conoce de primera mano la vida política de Nicaragua, ya que medió entre el Gobierno y los opositores durante el estallido sociopolítico de 2018, en el llamado "diálogo nacional", que concluyó cuando Ortega incumplió su compromiso de respetar la Constitución en lo referido a los derechos humanos y las libertades públicas, y más tarde implementó medidas económicas que según los expertos han castigado a los nicaragüenses.

"Con tristeza constatamos que, en vez de encontrarse soluciones a la problemática del país, vemos aparecer cada vez más sombras oscuras en el panorama social, económico y político, tales como medidas tributarias deshumanizadas que ignoran la situación de pobreza y miseria de la mayoría de la población", agregó el clero.

"No podemos compartir la visión de aquellos que consideran la nación como un botín para la gloria y enriquecimiento personal y no como escenario lleno de problemas a resolver. La embriaguez y el ansia del poder es una conducta aberrante; es una droga dura que muchos personajes de la vida política no tienen el firme carácter necesario para contrarrestarla", subrayó.

La Arquidiócesis también se refirió a los reos considerados 113 "presos políticos" en Nicaragua, al reiterar su "solidaridad y oraciones" por ellos y sus familiares.

La Iglesia Católica ha sido una de las instituciones más críticas del Gobierno de Ortega, al que la oposición califica de "dictadura", lo que le ha costado agresiones a sus sacerdotes y obispos, así como profanaciones y atentados contra sus templos en Nicaragua.

(c) Agencia EFE