Retan a Máximo Kirchner y a otros diputados por llegar tarde a la sesión y poner en riesgo el quorum

·3  min de lectura
Máximo Kirchner se sienta ahora en una banca lateral del Frente de Todos; ya no lidera el bloque de diputados
Máximo Kirchner se sienta ahora en una banca lateral del Frente de Todos; ya no lidera el bloque de diputados - Créditos: @Ignacio Sánchez

La peculiar escena tuvo lugar al comienzo de la sesión de la Cámara de Diputados en la que se debate la prórroga de impuestos nacionales claves para la recaudación fiscal. El bloque oficialista y un grupo de legisladores aliados estaban sentados en el recinto y llegaban a reunir 128 presentes, con lo cual les faltaba solo un diputado para iniciar formalmente la reunión legislativa. La estrategia de Juntos por el Cambio de no dar el quorum puso en evidencia entonces la ausencia inesperada de Máximo Kirchner y de otros dos diputados del Frente de Todos.

Diputados: el oficialismo busca prorrogar hasta 2027 un paquete de impuestos claves para la recaudación

Los diputados de la coalición oficialista se miraban unos a otros, sorprendidos porque no arribaba quien fuera su propio jefe del bloque, hasta su renuncia en la antesala de la votación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De repente, Máximo Kirchner ingresó al recinto, apresurado y haciendo una seña a sus compañeros de bancada, como quien pide disculpas . No fue el único oficialista que llegó tarde: también se los vio entrar a paso apretado al porteño Eduardo Valdés y la chubutense Eugenia Alianello.

Pero la situación no quedó ahí: Cecilia Moreau, la presidenta de la Cámara baja que sufría por la conformación del quorum y se jugaba una parada desafiante para iniciar la sesión especial, tomó el micrófono y advirtió: “Le quiero pedir a los diputados, por lo menos a los de mi bloque, que revisen los horarios de sesión” , lanzó desde el estrado principal. La frase no pasó inadvertida entre los legisladores oficialistas, que la tomaron como un tirón de orejas para Máximo Kirchner, Valdés y Alianello. El hijo de la vicepresidenta estaba desde temprano en la Cámara, mientras que los otros dos se presentaron directamente en el recinto, indicaron fuentes del bloque oficialista.

La bancada oficialista, sentada en el recinto y esperando a Máximo Kirchner para iniciar la sesión
La bancada oficialista, sentada en el recinto y esperando a Máximo Kirchner para iniciar la sesión - Créditos: @Prensa

El inicio de la sesión ya se había demorado por negociaciones entre referentes del FDT y JxC por la forma de abordar la prórroga de impuestos -algunos vitales como el IVA y Ganancias-, lo que llevó el horario de comienzo desde las 12 a las 12.30. Pero como esas conversaciones -de las que participaron entre otros Germán Martínez, Carlos Heller, Mario Negri y Luciano Laspina- no llegaron a buen puerto, el principal interbloque opositor no bajó al recinto. Y el oficialismo se vio obligado a conseguir el quorum.

El momento en que se logró el quorum, sin la presencia del interbloque de JxC
El momento en que se logró el quorum, sin la presencia del interbloque de JxC - Créditos: @Prensa

En ese momento fue que se notó la ausencia de Máximo Kirchner y de otros legisladores oficialistas como Valdés y Alianello, pese a que el FDT contaba con el auxilio de legisladores opositores que aportaban a la formación del quorum, como Florencio Randazzo y José Luis Espert. El libertario Javier Milei, que se había sentado temprano en su banca, desapareció del recinto en medio de esa situación. Tampoco sumaron los diputados de la izquierda Myriam Bregman y Nicolás del Caño.

Incendios en el Delta: la Cámara de Diputados reiniciará el debate de la ley de humedales

En unos minutos, los diputados presentes pasaron de ser poco más de 90 a 125. Y llegaron a reunir 128 pero debieron esperar hasta que ingresó Máximo Kirchner a sentarse raudamente en su escaño , que no está en el centro de la bancada oficialista sino en un extremo, sobre uno de los pasillos del recinto. Desde allí, el jefe de La Cámpora y del PJ bonaerense pidió disculpas , con el gesto de juntar las dos manos. Igualmente, no pudo evitar el reto de Moreau, que exigió puntualidad a sus compañeros de bloque.