Diputados dio el primer paso para postergar las elecciones primarias y generales

·4  min de lectura
El acuerdo para postergar por un  mes las elecciones primarias y generales fue sellado entre el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, y los jefes de bloque opositores
Maximiliano Vernazza/Prensa Diputados.

Por amplia mayoría, el oficialismo y la oposición dieron ayer el primer paso en la Cámara de Diputados para modificar el cronograma electoral y postergar, por única vez, las elecciones primarias y generales en virtud de la pandemia. Esta decisión se cristalizó en un dictamen unánime de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el cual se discutirá la semana próxima en el recinto.

La iniciativa, que propone postergar las PASO para el 12 de setiembre y las generales al 14 de noviembre próximos, es fruto de un acuerdo entre el Gobierno –que presentó la iniciativa al Congreso– y los bloques de la oposición. El diferimiento obedece a motivos sanitarios: oficialistas y opositores coinciden que, frente al aumento de casos de Covid-19 en todo el país, conviene esquivar el invierno –las primarias estaban previstas para el 8 de agosto–, período en el que se registran los picos de contagios de enfermedades respiratorias.

Desafío a la Corte: el oficialismo ratificó en el Senado los decretos sanitarios de Alberto Fernández

“Con esta iniciativa le ganaremos cinco semanas a la pandemia, no es poca cosa en el contexto sanitario que vivimos”, exaltó el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el oficialista Hernán Pérez Araujo.

La oposición de Juntos por el Cambio también celebró el acuerdo alcanzado pues logró su principal objetivo: que el oficialismo garantice la realización de las primarias. Estas elecciones se habían puesto en duda luego de que un grupo de gobernadores del PJ agitara una propuesta para suspenderlas. Finalmente, el Gobierno, en aras del consenso –y ante el rechazo del kirchnerismo a la propuesta de los gobernadores–, accedió al pedido de Juntos por el Cambio e incluyó un artículo por el cual se compromete a no modificar nuevamente el calendario electoral.

“Con esta iniciativa estamos ratificando que los argentinos podrán ejercer sus derechos políticos sin ninguna suspensión. Eso es lo relevante. Por supuesto, nada garantiza que el corrimiento de 40 días vaya a mejorar sustancialmente las condiciones de la pandemia, pero esto es lo que solicitó el Poder Ejecutivo para avanzar en la vacunación, avance que no hubo hasta ahora”, sostuvo la diputada Silvia Lospennato (Pro).

“Desde el punto de vista sanitario, estas fechas son mejores. De no haber postergación, dentro de 40 días deberían empezar las campañas electorales y creo que la sociedad argentina no está para eso”, abonó el diputado Juan Manuel López (Coalición Cívica).

De todas maneras, los opositores no se privaron de reprocharle al oficialismo por su renuencia a discutir la aplicación de la boleta única de papel en estas elecciones. En su oportunidad, el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, sostuvo que ya no hay tiempo para instrumentar este mecanismo de votación.

“Hay una sociedad que reclama mejorar los sistemas de votación, que el voto sea más seguro. La boleta única es una respuesta, pero el ministro del Interior la desechó, al igual que el voto postal de los argentinos en el exterior”, enfatizó Gustavo Menna, de Juntos por el Cambio, vicepresidente de la comisión.

Desde Consenso Federal, Graciela Camaño también reclamó la instrumentación de la boleta única. De hecho, su colega Alejandro “Topo” Rodríguez anticipó que durante el debate en el recinto propondrá que se incluya un artículo para que esta herramienta de votación se introduzca en las elecciones de 2023.

“Seguimos insistiendo con un sistema (el de la boleta sábana) que es nocivo y engorroso. Debemos trabajar en un sistema que le facilite el voto al sujeto activo de la elección, que es el votante”, sostuvo Camaño.

Desde el oficialismo, el diputado Leopoldo Moreau retrucó los reclamos opositores al enfatizar que este acuerdo fue posible porque “no se modificaron las reglas de juego”.

“Digámoslo con franqueza: si nos hubiéramos puesto a discutir las reglas de juego en pleno año electoral, seguramente no hubiese habido un acuerdo”, sostuvo el legislador, quien defendió la realización de las primarias. “Aseguran la participación ciudadana”, sostuvo.

“Este diferimiento es una buena noticia porque, en medio de la incertidumbre que genera la pandemia, esto da certezas, aunque no definitivas: a nadie se le ocurre afirmar que en setiembre o noviembre el problema estará resuelto. Pero es evidente que la postergación es una decisión madura de la dirigencia política”, enfatizó.

Esteban Bullrich regresó al recinto y homenajeó a Meoni y Lifschitz

El diputado Fernando Iglesias, de Pro, puso en tela de juicio las justificaciones sanitarias que alega el Gobierno para postergar las elecciones. “Acá hay una razón política detrás de la postergación. De qué criterio sanitario me están hablando, cuando la propia ministra de Salud (Carla Vizzotti) dijo la semana pasada que ‘es imposible saber qué va a pasar con la pandemia en las fechas posibles de las PASO’. Acá no hubo un acuerdo político, hubo un chantaje para que no se suspendan las primarias o para evitar que hubiese una ley de lemas encubierta haciendo coincidir las primarias con las generales –asestó–. No les creo nada. Yo creo que el oficialismo va a estar con las cartas de truco en la mano, orejeando todo el tiempo con las encuestas, para ver si les conviene mantener las primarias y después suspender todo. No les importa nada, salvo conservar el poder”.