Presidenta electa Honduras arremete contra "traidores" de su partido en Congreso

·3  min de lectura
Diputados hondureños se pelean durante instalación del Congreso, en Tegucigalpa

Por Gustavo Palencia

TEGUCIGALPA, 21 ene (Reuters) -Un grupo de diputados del partido de Xiomara Castro en Honduras desafió el viernes un acuerdo que la presidenta electa hizo con aliados que contribuyeron a su victoria en las elecciones de noviembre, poniendo en riesgo su capacidad para amarrar acuerdos en el Congreso una vez que asuma el poder a finales de mes.

Legisladores de Libre, el partido de Castro, apoyados por todos los del aún gobernante PN y del Partido Liberal (PL), nombraron a uno de los miembros de su bancada como presidente del Congreso, violando un pacto previo para designar a un diputado del Partido Salvador de Honduras (PSH) al frente de la cámara.

La izquierdista Castro condenó enérgicamente la decisión del grupo de legisladores de Libre y la consideró una "traición", amenazando con negarse a que el nuevo jefe del Congreso le tome la protesta como presidenta el 27 de enero.

Más tarde dijo que su partido había expulsado definitivamente a los 18 diputados que apoyaron la decisión de no nombrar al PSH para la presidencia del Congreso.

Asimismo, Castro llamó a los miembros de Libre de todo el país a reunirse en la capital para una vigilia desde la noche del sábado hasta la madrugada del domingo en lo que calificó como un acto de repudio a "la tentativa de secuestro del poder Legislativo".

"No necesito que traidores me blinden", dijo Castro en su cuenta de Twitter, sobre declaraciones de diputados de su partido acerca de que la sorpresiva elección fue para blindar su próximo gobierno.

El PSH es el partido de Salvador Nasralla, un popular presentador de televisión quien renunció a su candidatura a la presidencia para apoyar a Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya. La mandataria electa había ofrecido al partido la jefatura del Congreso a cambio de su apoyo.

Más tarde el viernes, las Fuerzas Armadas de Honduras mostraron su respaldo a Castro, de 62 años, y en un mensaje público dijeron que garantizaban su juramentación como presidenta y su "Comandante General" y llamaron a la calma.

"Las Fuerzas Armadas en aras de conservar la paz, la seguridad y el fortalecimiento de la democracia, incita a la ciudadanía a comportarse en el marco de un ambiente cívico, para que el 27 de enero los hondureños presenciemos una fiesta democrática en paz y hermandad", dijeron en un comunicado divulgado en Twitter.

El pronunciamiento de las Fuerzas Armadas, que se da luego que cientos de simpatizantes de Castro entraran al Palacio Legislativo tras la elección del jefe de la cámara, resulta significativo pues fue el Ejército el que sacó del poder al expresidente Zelaya en 2009.

Los simpatizantes de la mandataria electa abandonaron la sede poco después y se apostaron afuera del edificio, convocados por el liderazgo de Libre y del PSH, pero se fueron dispersando por la tarde.

De acuerdo a los resultados de los comicios de noviembre, Castro no tendrá mayoría en el Congreso lo que le dificultará impulsar sus promesas de reformas, entre ellas de leyes que obstruyen la lucha contra la corrupción, lo que la obligará a negociar con la oposición.

Analistas consideran por lo pronto que la jugada del grupo de legisladores de Libre afectará sin duda la capacidad de Castro para lograr acuerdos en el Congreso.

"Indudablemente, aunque los diputados disidentes dicen que apoyan sus promesas de campaña (de Castro) debilitan sus capacidades para cumplir (las) que tienen que pasar por el Congreso", dijo a Reuters Eugenio Sosa, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

(Reporte de Gustavo Palencia. Escrito por Adriana Barrera. Editado por Miguel Angel Gutiérrez)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.