Diputados chilenos aprueban aplazar a mayo las elecciones constituyentes

Agencia EFE
·3  min de lectura

Santiago de Chile, 31 mar (EFE).- La Cámara de Diputados de Chile aprobó este miércoles la propuesta de aplazar al 15 y 16 de mayo las elecciones municipales, regionales y de los delegados que redactarán la nueva Constitución, previstas inicialmente para el 10 y 11 de abril, debido al agravamiento de la pandemia.

Con 126 votos a favor, tres en contra, 11 abstenciones, los diputados aprobaron en general el proyecto y lo despacharon al Senado, que lo abordará entre la tarde de hoy y este jueves.

La propuesta para aplazar las elecciones emanó del Ejecutivo a partir de las recomendaciones de la comunidad médica, que considera que ante la fuerza con la que la segunda ola de la covid-19 está golpeando al país no se dan las condiciones adecuadas para llevar a cabo las votaciones los días 10 y 11 de abril.

CALENDARIO ELECTORAL

En esta macrocita electoral los ciudadanos elegirán a los 155 integrantes de la convención constitucional que redactarán una nueva Carta Magna, además de a los gobernadores regionales para cada una de las 16 regiones del país y a los alcaldes y concejales de las 346 comunas de Chile.

Con las nuevas fechas, esto comicios se llevarán a cabo los días 15 y 16 de mayo, retrasando la segunda vuelta de la elección de gobernadores al 13 de junio y las primarias partidistas para las presidenciales de finales de noviembre al 18 de julio.

La propuesta contempla también la suspensión de la campaña electoral hasta el 29 de abril, siendo este uno de los puntos más discutido por los diputados por entender algunos grupos que esta medida perjudica a los candidatos de menos recursos frente a quienes optan a una reelección o forman parte de estructuras partidistas tradicionales.

MEDIDAS MÁS RESTRICTIVAS

Asimismo, los parlamentarios de oposición señalaron que resulta urgente implementar medidas sanitarias más estrictas que permitan asegurar la realización de los comicios en las nuevas fechas en condiciones sanitarias óptimas.

Al respecto, el ministro de Salud, Enrique Paris, dijo este miércoles a la prensa que se adoptarán mayores restricciones a los permisos de movilidad de los ciudadanos y que se analizará el cierre de las fronteras, que reabrieron el pasado noviembre tras ocho meses clausuradas por la pandemia.

Para las nueva fechas de las elecciones, el ministro espera que cerca del 50 % de la población cuente con al menos una dosis de la vacuna contra la covid-19 inoculada, lo que abarca a cerca de 8 millones de personas, frente a los cerca de 6,7 inyectados que hay en la actualidad.

Los diputados opositores pidieron también más apoyos económicos robustos para la población de manera que puedan pasar las cuarentenas y no se vean afectados por las restricciones.

EL AZOTE DE LA SEGUNDA OLA

Tras las vacaciones del verano austral y el reinicio de algunas actividades, como los colegios o la reapertura de gimnasios, la pandemia comenzó a golpear con fuera al país llegando a registrar en algunas jornadas cifras récord de contagios por encima de los 7.000 casos diarios.

La rápida propagación del virus tiene al límite el sistema hospitalario y la ocupación nacional de camas en unidades de cuidados intensivos llegó al 95 %, su nivel más alto hasta la fecha, mientras que obligó a las autoridades a volver a decretar cuarentenas totales masivas, estando en este momento más del 83 % de la población confinada.

Ello pese al exitoso proceso de vacunación, uno de los de más veloces del mundo, que no obstante no comenzará a mostrar sus efectos hasta mediados de abril, según los expertos.

(c) Agencia EFE