Un diputado cercano a Cristina Kirchner dijo que Sergio Massa apoya el pedido de juicio político a la Corte Suprema

Sergio Massa, durante un acto en Entre Ríos con el gobernador Gustavo Bordet, uno de los mandatarios que no respaldó el juicio a la Corte
Sergio Massa, durante un acto en Entre Ríos con el gobernador Gustavo Bordet, uno de los mandatarios que no respaldó el juicio a la Corte - Créditos: @Captura de pantalla

El diputado nacional del Frente de Todos Eduardo Valdés dejó entrever este domingo que el ministro de Economía, Sergio Massa, apoya el juicio político que solicitó el presidente Alberto Fernández contra la Corte Suprema y que en los próximos días comenzará a debatirse en la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados.

“Los diputados del espacio del Frente Renovador, que integran la comisión de juicio político, han participado en las reuniones por Zoom y nunca han planteado absolutamente nada distinto de lo que planteamos nosotros. Entre los 15 que hemos firmado, están todos los espacios políticos”, indicó el legislador oficialista que encabezó la firma colectiva del proyecto, en una entrevista con Radio Rivadavia.

A ocho años de la muerte del fiscal Nisman, la Justicia investiga una nueva pista terrorista internacional

Massa, al igual que Cristina Kirchner, no se ha expresado públicamente sobre la iniciativa del Poder Ejecutivo, aunque tres diputados de su espacio (Frente Renovador) integran la comisión que deberá dar el dictamen para debatir la iniciativa en el recinto de la cámara baja. Valdés supo integrar el círculo de confianza de Alberto Fernández, con quien compartió años de militancia en el PJ porteño, pero desde hace meses se mueve más cerca de la vicepresidenta.

Entre los argumentos, Valdés planteó que el pedido de remover a los jueces del máximo tribunal de justicia “es concretamente el mal desempeño, en el caso de coparticipación federal”. “La Constitución establece que los gobernadores son agentes naturales del Estado federal, quienes le pidieron al tribunal ser amicus curiae y ni les respondieron”, agregó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A pesar de que el pedido de remover del cargo a Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda no tiene muchas posibilidades de avanzar en el Congreso, el Gobierno está convencido de que “las pruebas son muy contundentes” y no descartan la renuncia de uno o más integrantes del máximo tribunal antes del final del proceso judicial, dijo Valdés.

“En 2003 o 2004, que fueron los últimos antecedentes de juicio político a la Corte, presidía Nazareno. El presidente Néstor Kirchner empezó a sustanciar el juicio político y las pruebas fueron tan contundentes que tres jueces renunciaron para no ser condenados y mantener la jubilación de privilegio”, recordó Valdés. “Nosotros confiamos en que las pruebas son muy contundentes y esperamos que hagan como los dos que se quedaron (Boggiano y Moline O’connor) y fueron condenados. Queremos que se defiendan”, sostuvo.

Eduardo Valdés encabezó las 15 firmas en el pedido de juicio político que presentaron los diputados
Eduardo Valdés encabezó las 15 firmas en el pedido de juicio político que presentaron los diputados - Créditos: @FDT

El diputado cercano al kirchnerismo opinó también sobre los presuntos chats entre el ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro, y Silvio Robles, mano derecha del presidente de la Corte, Horacio Rosatti. “La situación de los teléfonos entre Robles y el ministro de Justicia de Larreta es un diálogo entre Rosatti y Larreta, donde plantean acomodar el fallo. Hay una serie de circunstancias en esta instancia que involucra a los cuatro ministros y por eso son susceptibles a este juicio político”, explicó.

Finalmente, cuestionó el papel de la oposición en esta medida y definió a los legisladores de Juntos por el Cambio de “abogados” de la Corte Suprema. “Ahora van a participar del juicio político, pero no en las sesiones extraordinarias para crear universidades. No se justifica que hagan uno y no otro. Es su deber”, concluyó.